sábado, 21 de enero de 2012

Más de un millón por representar a los peones



El titular del gremio de los trabajadores del campo viene resistiendo la disolución del Renatre, organismo que debería velar por los derechos de los peones. Su sueldo allí es de 40 mil pesos por mes. Lo mismo ganan sus pares de la Mesa de Enlace.

Gerónimo “Momo” Venegas, titular del gremio de los peones rurales, cobró el año pasado 444.351 pesos por ser titular del Registro de los peones rurales (Renatre). En total, ese organismo pagó sueldos jerárquicos por 3,5 millones de pesos en 2011. Los beneficiados fueron cuatro directores por Uatre –incluido Venegas– y cuatro directores que representan a las entidades que forman la Mesa de Enlace: Federación Agraria, Sociedad Rural, CRA y Coninagro. Esta información surge de fuentes del propio organismo, que se corroboran en las bases de datos de la Anses y la AFIP. Los sueldos son aprobados por los directores de la entidad. Una vez al año, cuando en el seno de la Comisión Nacional de Trabajo Agrario se acuerda el porcentaje de incremento salarial para los peones, los directores aplican el mismo coeficiente a sus haberes. El año pasado tuvieron una suba del 26 por ciento. Pero el Momo tiene otras ventanillas. Según las mismas fuentes, Venegas también cobra, por ser el secretario general de Uatre, más de 350.000 pesos anuales, y una cifra similar por su cargo en la obra social del gremio. El Momo ganó en total el último año más de 1.130.000 pesos, lejos del salario mínimo de un peón rural, de 2763 pesos por mes.

El Renatre se creó en 1999 durante el final del gobierno menemista con el objetivo de administrar el sistema de prestaciones por desempleo, fiscalizar las condiciones de trabajo y otorgar la Libreta de Trabajador Rural. El ente se financia con el aporte del 1,5 por ciento de la remuneración por trabajador que debe pagar el empleador. Los ingresos anuales rondan los 300 millones de pesos. Según el Ministerio de Trabajo, el 66 por ciento de los peones son temporarios y la informalidad llega en algunas actividades al 85 por ciento.

En diez años, el Renatre sólo gestionó –según la cartera laboral– 5000 prestaciones por desempleo. Por lo tanto, ¿qué se hace con el dinero recaudado? Una posible respuesta se encuentra en la nómina de salarios de sus ocho directores. En enero de 2011, el Momo cobró por sus funciones en el Renatre 31.495 pesos. Para fin de año, tuvo una actualización salarial del 26 por ciento y finalizó el año con un sueldo de 40.000 pesos. Este dinero percibido se explica por retribuciones brutas, aguinaldo y los famosos viáticos.

Venegas no está solo. Cada uno de los directores del Registro cobró una cifra similar. Por ejemplo, Guillermo Giannasi, director del Renatre en representación de Federación Agraria, embolsó una cifra anual de 420.505 pesos. El federado también cobra su sueldo por ser integrante de la Federación Agraria. El presidente del Renatre, Alfonso Máculus, titular de la Sociedad Rural de Tucumán, entidad vinculada con CRA, tuvo un sueldo anual de 505.395 pesos.

“No entendemos por qué un organismo que está funcionando bien hace diez años deba pasar al Estado”, manifestó Máculus. El ruralista hizo estas declaraciones luego de que la Cámara de Diputados aprobara el nuevo estatuto del peón rural, que contempla, a su vez, la creación de un nuevo ente estatal para desterrar al Renatre. Por una medida cautelar, el Momo logró frenar el nuevo organismo (ver aparte).

El resto de los afortunados empleados del Renatre fueron Oscar Ceriotti (408.983 pesos anuales), Ernesto Ayala (419.346) y Roberto Petrochi (408.604), los tres de Uatre. Por el lado de las entidades, los agraciados fueron Abel Guerrieri (Sociedad Rural Argentina, 366.427 pesos), Celso Muchut (Coninagro, 495.369), que se suman a los ya mencionados Giannasi y Máculus. En algunos casos, las entidades agropecuarias utilizan los recursos del Renatre (vía viáticos) para volcarlos a su política gremial.

El Gobierno decidió eliminar el Renatre por considerarlo “ineficaz”. Es decir, que no cumplió su objetivo de mejorar las condiciones de vida y laborales de los trabajadores del sector. “Es el Estado el que debe terminar con el trabajo infantil, el trabajo esclavo y el trabajo no registrado”, repitió, durante el debate parlamentario, Venegas.

El Momo maneja la tríada perfecta. Además de sus ingresos como director titular del registro, recibe ingresos por ser el secretario general de Uatre, tal como consta en la base de datos de la AFIP y la Anses. En este caso, el Momo cobró el año pasado más de 345.000 pesos. Pero no sólo él. También recibieron un sueldo similar los tres representantes ante el Renatre, es decir, Ayala, Ceriotti y Petrochi. Entre los cuatro recibieron, por parte del gremio, 1,2 millón de pesos.

Pero como si esto fuera poco, el Momo también tuvo ingresos de la obra social de la Uatre (Osprera). En este caso, Venegas fue el único que obtuvo un ingreso extra por más de 340.000 pesos anuales.

Según los datos que se derivan de la AFIP y la Anses, el Momo Venegas tuvo ingresos por 1.130.000 pesos. El año pasado se conocieron diversos casos de trabajo esclavo en el sector rural. Malas condiciones de vida de los peones, salarios insuficientes, bajas condiciones de salubridad. “¿Cuántas demandas penales presentó Uatre denunciando estos hechos?”, se preguntan, de manera retórica, en el Ministerio de Trabajo.

Por Sebastián Premici