sábado, 5 de enero de 2019

La corrupción lado “V” (Vecino)

                                La corrupción lado “V” (Vecino)

Somos una sociedad con características dictatoriales. Nuestra historia de dictaduras dejo resabios de prácticas negativas y de vicios en las conductas sociales. Hay una línea ideológica muy clara en lo que paso en la dictadura militar y lo que ha ocurrido con las “alianzas políticas”  o partidarias. No hay contradicción entre un caso y otro. Hay solamente complementariedad. Las amenazas no  desaparecieron.

Desaparecieron seres humanos con los primeros y la humanidad de los seres  con los otros .Somos una sociedad corrupta?

“Corrupción es la acción o inacción de una o varias personas reales que manipulando los medios de un sistema, en beneficio propio y/o ajeno, tergiversan los fines del mismo en perjuicio del conjunto de ciudadanos para, por y a través de los cuales el sistema fue ideado para servir y beneficiar.”

La palabra corrupción dentro de un enfoque social y legal se encuentra definida como la acción humana que transgrede las normas legales y los principios éticos. La corrupción puede darse en cualquier contexto, en el sentido administrativo y político o social y particular.

-Si puedes introducir o  pasar lácteos, carnes sin declarar y aparatos electrónicos sin declarar (en la frontera con chile x ej.), no lo consideramos un acto corrupto. Tampoco lo hacemos en este mínimo muestrario de situaciones y actitudes:

-Si es vez de ir al colegio, universidad, etc. nos; rateamos raboneamos fateamos, o cimarreamos.

-Si nos conseguimos un certificado (medico) para; no hacer gimnasia, no asistir a clases, eventos, trabajo etc.

-Si “propinamos”( Tip, coima) para; lograr un turno, adelantar un trámite u omitirlo, vista gorda o no vista etc.

-Si ocultamos nuestros adelantos edilicios para no pagar impuestos.

-Si solicitamos asistencia social y no la necesitamos

-Si vamos al trabajo, marcamos en el reloj y nos volvemos a casa.

-Si en el trabajo nuestra hora de refrigerio la multiplicamos por 2 o 3.

-Si nos llevamos a casa las herramientas de la empresa o institución donde trabajamos.

-Si en las elecciones de cualquier índole; votamos más de una vez o permitimos que lo hagan otros.

-Si conducimos en exceso de velocidad, no respetamos los semáforos, estacionamos donde está prohibido.

-Si eludimos todo lo que se refiere a impuestos catastrales, patentamiento, etc. (injusticia para el que paga).

-Si comercias en el mercado negro (naftas, carnes, ropa, comidas, etc.)

-Si mientes sobre tu militancia (rentada), si no… no

-Si tienes “medios” y haces propaganda engañosa por dinero.

-Si sos; vaca mala, chancho huacho, tero o tordo.


Es corrupción .Somos todos cómplices de una sociedad que se maneja con parámetros de corrupción. El cortoplacismo de la corrupción significa tautológicamente  que nos conviene ser cómplices de una sociedad corrupta .Pero el largoplacismo significa el deterioro salvaje de nuestra dignidad humana.

En la corrupción todo vale .En la corrupción la vida no se preserva y la muerte termina siendo moneda corriente .Somos una sociedad que permite la masacre de los más débiles y la considera simplemente una falta social .Una sociedad que abandona la de los derechos y que muchas veces se convierte en gendarme de la injusticias somos una sociedad individualista. Que critica la injusticia que se comete consigo mismo pero que no le interesa la injusticia que se produce con el otro si puedo sacar ventaja de la injusticia del otro mejor.

Él no te metas nos ha constituido como país. Para salir al profundo encuentro de la vida, como sociedad todavía nos falta mucho para conjugar con plenitud la palabra nosotros.   
                                
Somos una sociedad que vive solo el presente como si fuese perpetuo y ni siquiera la  considera propia. Por eso es hora de preguntarse, a pesar q no hay realidades absolutas, si este es el reflejo de lo más cercano a un análisis en serio, lo demás son gruñidos de perro viejo. Quienes son nuestros dirigentes y políticos? , De donde salen?
Ah!! son del pueblo, entonces dijo que dijo Peron mi amigo Hetor; 

“La culpa es de Colon”

No hay políticas peores ni mejores, seamos nosotros mejores y las políticas lo serán

Rene Gado

domingo, 30 de diciembre de 2018

Lobo Suelto! “El mayor peligro para Cristina está dentro del PJ”


Entrevista a Alfredo Pucciarelli

Por Federico Sierra

Alfredo Pucciarelli es sociólogo y acaba de publicar un libro que repasa la experiencia política del menemismo y su soporte para instrumentar un proyecto neoliberal. En una entrevista con LPO recorre buena parte de la historia del peronismo hasta llegar a los Kirchner y advierte: “Si el kirchnerismo no logra definir un sucesor, asumirá Scioli u otro gobernador y el proceso de cambio se frenará”. 

La transformación más profunda que atravesó la Argentina en la segunda década del siglo XX, encabezada por Carlos Menem, vuelve a ser revisada con los instrumentos de las ciencias sociales. “Los años de Menem” es un trabajo sistematizado a cargo del filósofo y sociólogo Alfredo Pucciarelli y su equipo que, como fina autopsia reflexiva, dan cuenta de los procesos estructurales que dieron sustento y ejecución a ese proyecto neoliberal. Un neoliberalismo “qué está acá a la vuelta de la esquina pero no encuentra la manera de volver a tomar las riendas políticas”, advierte el autor.

Pucciarelli regresó al país en 1984 para retomar la vida académica y la investigación sociológica. Exiliado en México durante la última dictadura, -donde vivió en la Villa Olímpica del D.F., cerca de tantos otros intelectuales como José Aricó y Alcira Argumedo-, ha tenido una producción prolífica desde entonces. Entre otros estudios, su equipo publicó primero “Empresario tecnócratas y militares” enfocado en el análisis del período dictatorial, seguido de “Los años de Alfonsín”. Su último libro, indaga en la década de los noventa manteniendo la misma línea y metodología: los procedimientos de la sociología histórica para obtener la trama estructural de los procesos, con la mirada puesta sobre las élites y su comportamiento, la corporación política y la militar, la composición de la burguesía y sus alianzas.

- ¿Ha pasado un tiempo prudente para que las ciencias sociales puedan estudiar mejor la década menemista?

La distancia temporal es una polémica que existe dentro de una de las ciencias sociales que es la historia: allí, hay quienes sostienen que la objetividad se logra una vez que salieron de escena todas las subjetividades, tanto de protagonistas como de observadores. Nosotros, desde la sociología, no requerimos tal distancia temporal. Es una ciencia que ha desarrollado criterios para lidiar con esas subjetividades. No con pretensiones de neutralidad, que es algo que no existe, pero sí con una explícita aclaración del lugar desde el cual se enuncia y la perspectiva que se privilegia. Otra cuestión es que el libro se inscribe en el marco de la sociología histórica que, desde el presente, busca cualquier momento de la historia y lo somete a un sistema de preguntas que no responde a las características de esa época solamente. Por ejemplo, interpelamos el menemismo desde cuestiones que hoy son estratégicas: La relación entre el Estado y los grupos empresarios, las formas de corrupción, las clientelas electorales. La pregunta se formula desde el presente o, dicho de otra manera: no contamos la historia desde atrás hacia delante, sino que desde adelante miramos con nuestras categorías lo que sucedió atrás.

- ¿Qué desafíos y particularidades se le presentaron al abordar el mememismo como objeto de estudio?

Este trabajo en particular se diferencia de los demás trabajos académicos es que éste no es panorámico: no intenta dar una visión panorámica de la época, sino que analiza con mayor profundidad algunas cuestiones centrales: la militar, la transformación del PJ, la UCR y su electorado. Cada cuestión de ellas se transforma en un proyecto de investigación para ir a fondo. Otro rasgo es que, como este es nuestro tercer libro sobre la historia inmediata de la Argentina mantenemos una línea de análisis: a visiones excesivamente politicistas de la historia nosotros contraponemos una visión más estructural, donde fenómenos económicos, políticos, institucionales y sociales se presentan retroalimentándose, se van encadenando como parte de un todo. Sin caer en ingenuidades ni causalidades mecánicas claro, buscamos analizar el momento rastreando las estructuras que lo configuran. Otro tercer punto es una mayor profundización de la teoría de la valorización financiera, como rasgos que surgen desde la dictadura y el menemismo como la culminación de ese proceso: la construcción de un modelo basado en la valorización financiera. Un tema que tiene mucha actualidad si uno mira la Europa actual, ¿verdad?

- Es recurrente en sus investigaciones la pregunta por la burguesía nacional, como actor que presta consenso a cada momento histórico.
Primero hay que hacer una distinción entre burguesía y gran burguesía. Lo que se percibe durante el menemismo es que una parte de la burguesía se convierte en gran burguesía y el resto desaparece. Esa parte que se convierte en gran burguesía es la que maneja hoy las grandes agrupaciones empresariales: Grupo Clarín, Arcor, Techint. Esa es la “nueva burguesía” que se genera durante los noventas, que tiene hegemonía sobre el conjunto y que se caracteriza por tratarse de empresas diversificadas. Ese sector altamente concentrado es el que hoy está opuesto al proceso político actual. Se advierte que detrás de una discusión económica hay una discusión político-institucional. Estas empresas habían podido capturar el poder del Estado durante el menemismo. El kirchnerismo, para empezar a construir un poder político estatal que brega por su autonomía, se lo retira. Cuando Cristina dice que Amado Boudou “no le tiene miedo a las corporaciones” se está refiriendo a eso en un campo de confortación con esos sectores. Una confrontación no por cuestiones económicas sino por el ejercicio del poder.

-¿Y qué sucedió con el empresariado nacional mediano castigado durante el menemismo?
Los medianos y los pequeños-medianos son los que fueron resucitados mediante estrategias del kirchnerismo. Si estaban muertos, o agonizando. Esos se están expresando en dos ámbitos distintos: como fracción dentro de la UIA y a través de sus propias organizaciones. Lo que me sorprendieron fueron las declaraciones de José Ignacio de Mendiguren criticando las políticas de ajuste financiero del año 2001 y planteando un discurso idéntico al del kirchnerismo. El alineamiento ya es muy fuerte. Ya no es simplemente que “da consenso” al modelo, directamente parecía un discurso de un político del bloque kirchnerista en la Cámara de diputados, eso es muy interesante.
- ¿Eso es porque ven este proyecto político como el único viable para su supervivencia?
Y también se explica en la impericia y la impotencia política de los otros, de los grandes grupos, de construir una alternativa política al kirchnerismo: no saben, no pueden, no tiene la mínima idea pero siguen con sus mismos diagnósticos, y eso es algo que se pueden leer en algunas páginas del Diario Clarín.

- ¿Pero el kirchnerismo ha transformado o más bien ha administrado un momento de transformación de la economía?

Yo matizaría eso… (se queda pensando). Mire, cuando se privatizaron las AFJP yo pensé que nunca más se volvía de eso. Creía que ahí se construía una nueva correlación de fuerzas y ya nunca más se iban a recuperar esos roles del Estado. Hay transformación en el sentido de recuperación de funciones del aparato del Estado, que se vuelve regulador mediante un sistema de subsidios, inversiones, restricción de importaciones: toda una batería de medidas para favorecer al sector industrial productivo. Lo que está tratando de hacer el kirchnerismo es reconstruir la sociedad que en la década del 70 la queríamos destruir desde la izquierda. Volver a un capitalismo que tenga de base el sector industrial, con empleo y redistribución. Pasa que a veces se traba tanto la estructura y el sistema de relaciones sociales que para hacer una reforma se requiere un tour de force muy fuerte. Y me parece que en ese camino está el kirchnerismo. Está más que administrando y parece que tiene una ambición mayor: esto es lo que creo que está en la cabeza de Mercedes Marcó del Pont, Amado Boudou, Roberto Feletti, toda la vertiente “neodesarrollista”, por así llamarlo. 


Estado y política

- ¿Y la movilización política del kirchnerismo para trasformar tiene origen desde el propio aparato estatal?
Bien, para poder hacer esto se necesita hacer política y lo particular del kirchnerismo, - y este también su problema-, es que hace política a través de la gestión, desde el Estado: la figura de Cristina, la presencia creciente del Estado y las medidas anunciadas constituyen un mensaje en sí mismo. Es cierto que el momento económico es favorable, pero para los sectores populares les es mucho más favorable de lo que hubiera sido si el Estado no hubiera jugado el rol que jugó. Eso se tiene que transformar en una organización, una ideología y un sistema de cuadros, que el kirchnerismo no tiene. Creo que cuando Cristina armó las listas para octubre tiene eso en mente: su necesidad de tener una base de sustentación propia que le permita disputar poder con los otros sectores peronistas, ya sean sindicalistas o los intendentes. Si el kirchnerismo no construye su propia fuerza en estos cuatro años no podrá decidir quién será el sucesor. Entonces caerá en Scioli u otro gobernador y el proceso de cambio se recostará y se irá deteniendo.

-¿Dónde ubica actualmente el neoliberalismo de la década del noventa, en qué fuerzas se continúa?

Yo creo que está adentro de los globitos del PRO (se ríe). Pero esa es la matriz más pura, porque existe otra vertiente que podría encarnar González Fraga y otros consultores. Todos los días se escucha de distintos lados: “están gastando demasiado, hay que enfriar la economía, hay que recortar, hay que ajustar, se nos viene la noche, se cae todo”. Pero lo que me parece más novedoso es la articulación entre neoliberalismo y antipolítica que está haciendo Mauricio Macri, detrás de una concepción light de la política, de la figura del político profesional, del tipo que baila en vez de dar un discurso. En esa conjunción está el problema. Hasta ahora están muy cercados: se limita a la ciudad de Buenos Aires y dentro de la ciudad están cercados políticamente: si casi no han abierto la boca luego de ganar con más del 60 por ciento.

- ¿Más posibilidades tendría en todo caso el peronismo disidente si logra tomar el control del PJ en los próximos años?

El otro peligro real para el kirchnerismo es el peronismo disidente. Duhalde es un tipo que hoy día puede decir cualquier cosa y pasa de largo. ¡Pero cualquier cosa, eh! Tiene una impunidad de palabra que es realmente increíble. Y el tipo de personajes que lo rodean es muy ambiguo: son tipos pragmáticos, poco doctrinarios, pero cuando llegue la hora de la hora, si es que Duhalde es aliado de Clarín y otros grupos económicos, volverán a las viejas recetas neoliberales, porque tampoco es que haya tantos proyectos en disputa.

Peronismo y poder

- En el libro, usted hace un detallado análisis del momento en que la línea menemista avanza sobre la línea de Cafiero y toma control del PJ. ¿Quién pueda domar al PJ gobierna el país? 

Por ahora parece que sí, hay que aceptar la realidad. Eso no cambió. El mayor peligro que puede tener Cristina está dentro del PJ, no está afuera. Lo otro son atisbos, experiencias locales en Santa Fe o en Capital, pero que es difícil que crezcan más. El único que puede disputar poder es el peronismo disidente o el peronismo de derecha, sea mediante Scioli o mediante otro. Luego hay grupos que son expresión de algún sector, pero que no construyen poder para capturar el Estado. Por eso para mí el peronismo sigue siendo el movimiento político más vital de la Argentina. No es que me guste que sea así, quizás hubiera preferido que la reconstrucción pos 2001 hubiera derivado en otro esquema, con otras organizaciones realmente nuevas, superando el viejo bipartidismo. Pero bueno, no fue así y hay que aceptar eso.

-¿La fuerte presencia de capital extranjero y las grandes empresas exportadoras son actores capaces de impugnar eventualmente la continuidad del modelo?

Son muy poderosas pero a la vez muy débiles, ocurre que tienen un peso en la estructura económica y una conexión con el capital internacional. El kircherismo ha acordado con ellos por falta de tiempo y por falta de otra opciones. Cuando ellos empiezan a gestionar no pueden generar otra estructura económica y se alían con ellos. Esa es una asignatura pendiente del kirchernismo, que eventualmente va a ser su propio limite a transformar cualquier aspecto del sector agrario. Si Cristina gana en Octubre puede abrir ese debate, esperemos, si no es que el gobierno se cierra y se vuelve soberbio. Pero si abre el debate se puede construir alternativas en los próximos años.

- Menem adapto el peronismo al neoliberalismo, luego el kirchnerismo se despega discursivamente para constituirse en otra cosa. ¿Da para tanto el peronismo?

Absolutamente, no sólo es polisémico, es también un significante vacío. Por eso el desafío es preguntarse porque perdura ese significante y es ocupado para desarrollar los propios proyectos de cada una de las fracciones. Y mas allá de eso, el peronismo es una coalición de sectores muy amplia. Como logran convivir sin destruirse es la pregunta. Los liderazgos son fundamentales. El peronismo no decide nada colectivamente, se dirimen en un juego entre un líder que planteaban la estrategia y un conjunto que acompaña. En un sistema de pirámides y mientras ese liderazgo tenga vigencia todo el mundo se amolda.

- Beatriz Sarlo dijo que “las primeras líneas del campo académico están divididas, pero las segundas y terceras líneas son definitivamente kirchneristas”. ¿Advierte esto en las ciencias sociales?

Si, eso se ve. Hay predominancia de los sectores kirchneristas y de los que acompañan el proceso de modo matizado o con críticas. Pero los que lo acompañamos, aun de modo matizado, somos los que tenemos la ofensiva. Los no kirchneristas están más a la defensiva, les cuesta construir un discurso en este momento. También hay cierta ilusión de controversia porque los académicos e intelectuales no kirchneristas están amplificados por los medios de comunicación. Si Sarlo no estuviera amplificando sus ideas en La Nación, las cosas que dice sobre el kirchnerismo no atraen mucho a nadie al interior del campo académico. Sí tienen cabida en algunos sectores sociales que no quiere aceptar que se puede construir otra forma desde el kirchnerismo. Por otra parte, los campos intelectuales y académicos en la Argentina nunca estuvieron no-partidos: lo cierto es que siempre estuvieron tensados.

viernes, 16 de noviembre de 2018

El militante..

.


El militante, por Guillermo Roble


* Lo principal que debemos saber de un militante, es que él encontró un sentido a la vida. Y al encontrar ese sentido, lo hace salir de toda mediocridad que tiene este universo. La frase de Perón de "así como no nace el hombre que escape a su destino, no debería nacer el que no tenga una causa para servir en su vida" es fundamental. El militante lo que tiene es eso, tiene la causa para vivir. Y va a dar todo para que se realice. Es él que cree que se puede cambiar la realidad, él que no se va a quedar quieto criticando solamente, no, él va intentar muchas veces y va a lograr cambiarla. El militante sabe que hay cosas que están mal en la política, y lo dice muchas veces a los compañeros, pero para afuera defiende la política.

El militante al ser militante es mejor persona. El militante es compañero, es solidario, es amor, es alegría y es luchador. Ese es el sinónimo de un militante, es un luchador. Que puede perder batallas y muchas, y que muchas veces piensa que ya no vale la pena, pero al instante se para y se arrepiente de pensar eso y sigue luchando como lo va  a hacer toda su vida. Se cae mil veces y se va a levantar mil veces. El militante inconscientemente o conscientemente en una charla familiar o con amigos, siempre lleva toda conversación a la política, y eso hay amigos que no lo entienden. 

Algunos  dicen eso es aburrido, y el militante no comprende como puede ser aburrido lo que más lo apasiona. Hay personas que no entienden al militante. Si alguna de esas personas están leyendo esto, le pido que la próxima vez que se cruce en su camino con un militante, trate de entenderlo, trate de ser más comprensible, tenga más paciencia. Sepan que el militante está tratando de hacer un bien por la patria. Quizás el día que usted lo comprenda se vulva un militante, y de eso no se vuelve, y sepa que la patria también lo necesita, nunca hay suficientes militantes, siempre se necesitan más, porque nunca se puede cubrir todas las necesidades. La oratoria es un punto fundamental en el militante. Un militante puede no ser el mejor orador, pero sabe que tiene que mejorar día a día en ese punto, porque el tiene que saber expresar bien sus ideas. Y con la práctica que le da el militar, mejora su oratoria. Hay dos ejemplos claros para este caso, tenemos por un lado alguien que nunca milito Macri, que necesita tener alguien que les diga las cosas en el oído, y el otro Cristina que gracias a su militancia y su practica desde su juventud, es una gran oradora, y hay que admitir que esto al militante le gusta, que su referente sea alguien que da cátedra gusta. 

Otra cosa fundamental es que el militante nunca es individuo, eso es fundamental, él siempre es colectivo. Él pertenece a un todo. El militante sabe también, que lo es a toda hora, no es un trabajo que pasan las 8 horas y se va a su casa, no puede sacarse el traje de militante. Sabe que le pueden tocar el timbre de su casa una vecina a las 12 de la noche, porque no tiene nada para darle de comer a sus hijos. Y no es casualidad que recurran a èl, porque la vecina sabe que el militante algo va a hacer, quizás piense que es por interés, para ganar votos que la ayuda, pero en realidad el militante la ayuda porque el militante es eso, es pueblo, y no puede dormir pensando que no la ayudo y hay alguien en su barrio que va a dormir con la panza vacía. 
También sabe que lo pueden llamar a las 2 o 3 de la madrugada, su referente. Porque salió una pegatina, y hace frió, y él escucha que el teléfono suena, y sabe que para algo va a ser, pero atiende igual, y él va a pintar y o a pegar afiches, y hace cada vez mas frió, y a veces piensa pero yo estoy para cosas más importante, y de nuevo vuelve a pensar pero esto es importante, y aunque el referente no está pintando, él sabe que es importante, que esto puede ayudar en una elección. 
El militante no envidia a los que están en cargos altos. Igual él está dispuesto a ocupar esos cargos, porque el militante no le tiene miedo al poder. A veces hay que admitirlo, que piensa que él está para más. Le tocan trabajos como llamar a sus compañeros y está horas con un teléfono o mandando mensajes para una reunión, él piensa que no está bien reconocida su capacidad. Pero es político y él sabe que en la política no se regala nada, los espacios siempre están y hay que ganarlos. El militante está siempre con papeles en la mano, que son para hacer una cooperativa, para conseguir una casilla, o para muchas otras cosas más. 

El militante está pintando una escuela, haciendo jornadas solidarias, sin ningún rédito económico, solo para ayudar. El militante da la pelea en un bar, da la discusión de café, y hay que admitir que le gusta un poco. Pero no se convierte en un militante de café, él no es eso. o no es eso solo, él es acción, él transforma la realidad, a veces más a veces menos. Al militante lo encontramos en diferentes lugares, en un barrio, en una universidad, en las redes sociales, en los locales partidarios, o puede estar en más de un lugar al mismo tiempo. Con las nuevas tecnologías surge el militante de la cultura 2.0. Y al viejo militante le cuesta entenderlo, y le dice  "cuando tengas las zapatillas con barro hablamos"  pero el viejo militante tiene que entender, y le habla un militante que piso el barro, que este nuevo militante es necesario. Que él está librando la batalla cultural, depende bastante de este nuevo militante como lo van a ver a él, una parte de la sociedad. Este nuevo militante pelea todos los días con los empleados del monopolio para imponer la verdad. Dedica tiempo de su vida gratis, a esto, y merece el respeto de todos los militantes. Claro estaría bueno que este militante de un paso más y se convierta en un militante de barrio, que le va a dar otras herramientas para seguir militando.

Para terminar quiere decir, si hay alguien que está leyendo esto y no es militante, sepa que se está perdiendo algo muy lindo. Y más este año que es crucial para el futuro de la patria. Este año depende de nosotros militantes o futuros militante, de si se realiza el país o no y recuerden que una persona no se puede realizar sola, o nos realizamos todos o no se realiza nadie. Por eso hay que militar cada vez más y admitamos que es hermoso militar. 

*Capital Federal (Agencia Paco Urondo, de su blog)



lunes, 22 de octubre de 2018

GRACIAS, PA - El Estado pagará las ganancias de las empresas gasíferas de los hijos de Maurizio Macrì


.

El Estado pagará las ganancias de las empresas gasíferas de los hijos de Maurizio Macrì




Me da bronca que alguien pueda pensar que a uno le gusta aumentar el valor de la energía. Lo aumento porque es lo que vale”, señaló el presidente la semana pasada. Y si algo sabe con certeza Mauricio Macri es el “valor” del gas, ya que el grupo empresario de su familia, que el actual Presidente supo dirigir, posee varios emprendimientos de gas que hoy, luego de que cediera titularidad y usufructo, están en manos de sus tres hijos mayores: Gimena, Agustina y Francisco Macri, receptores directos de parte del dinero que pondrá el Estado para que estas empresas no tengan pérdidas ante la devaluación del dólar en Argentina.

Mauricio Macri le transfirió en el año 2009 la titularidad de sus acciones de SOCMA Americana SA a sus tres hijos mayores, Gimena, Agustina Argentina y Francisco Juan Macri, guardando para sí el usufructo (y las ganancias repartidas). Solo cuando los tres alcanzaron la mayoría de edad, en  2012, el actual Presidente les traspasó también el usufructo, lo que a nivel impositivo significa que deben hacerse cargo del pago de ganancias correspondiente. De esta manera los tres son actualmente accionistas de la empresa familiar, nave insignia de los Macri en Argentina.
El 22 de mayo de 2015, la empresa de los Macri constituyó “Gea Drilling Services SA“. Conformada por Sideco Americana SA (propiedad de SOCMA y Sideco) e Inversid SA (cuyo 99,61% pertenece a SOCMA). Con un capital inicial de medio millón de pesos, la empresa fue modificando su objeto y cambiando su nombre a los largo de los años en al menos tres oportunidades.
 .


El 10 de junio de 2016 Gea Drilling Services S.A. pasó a ser “GEA SOLAR I S.A.”, y luego en marzo de 2017 se resolvió por asamblea un nuevo cambio de denominación, esta vez a GEA Energy SA, quedando su directorio siempre conformado por históricos de SOCMA, Roberto Leonardo Maffioli (Presidente), Pablo Alberto Orlandi (Vicepresidente) y Concepción Lioi, más un miembro suplente, Antonio Justo Solsona.

GEA Energy no es la única empresa del grupo que provee servicios de gas, el 90% de Virtual Gasnet International S.A., constituida el 21 de junio de 2007, también está en manos de los Macri y el pasado 11 de junio elevó su capital de los 100.000 originales a $ 94.100.000, reformando de paso el artículo cuarto del Estatuto referido a la importación y exportación de energía.

La última empresa en sumarse al Grupo Macri en el rubro gas fue Oil Addper Service SRL, mas conocida por OAS, que supo llegar a la primera plana de los diarios internacionales cuando su presidente fue encarcelado en el marco de la causa conocida como Lava Jato, y también cuando la revista Veja publicó que desde OAS se habría financiado ilegalmente la campaña de Bachelet en 2013.

Para evitar malos entendidos y alejarse de los escándalos, luego de que Martín Diez y Marcelo Daniel Adolfo Viaggio cedieran a Virtual Gasnet International S.A. su participación en Oil Addper Service SRL el pasado 26 de enero de 2017, la empresa de la familia Macri designó al frente a Pablo Alberto Orlandi, Director de la Unidad de Negocios de Energía de Sideco Americana SA y quien conforma el directorio de todas las empresas del Grupo Macri que se dedican al petróleo y el gas. Como es costumbre en el manejo de empresas de la familia, el nombre de OAS también fue modificado, pasando a llamarse Green Oil Services.


Monotributistas bohemios y millonarios
Al igual que la familia Corleone, la tercera generación de los Macri salió bohemia. Inscriptos en AFIP como monotributistas, los tres hijos mayores del primer mandatario se dedican al arte en diversas formas. Gimena (33), monotributista categoría A, se recibió en el 2009 en el Instituto Universitario Nacional de Arte (IUNA), casualmente el mismo año que recibió de manos de su padre las acciones de SIDECO. Premiada por sus obras, expone y viaja por el mundo llevando sus pinturas escritas.


.
                                                                   Gimena Macri

Agustina Argentina (30), monotributista categoría H, abandonó Sociología en la UBA y viajó a España para estudiar “Creación de documentales” en la ciudad de Barcelona. Recientemente estrenó su película Soledad.


                                                                Agustina Macri

Francisco Juan (26), monotributista categoría H que adeuda su declaración jurada, al igual que su padre fue al colegio Cardenal Newman, donde se destacó jugando al rugby. Amante del bajo perfil, explotó su veta artística tocando la batería, estudió cine y se desempeñó como asistente de producción en diversos estudios. En el mes de enero, Agustina y Francisco conformaron su propia productora SANCARLOSBA SRL que cuenta con un capital social de $100.000.

Caíco Macri


Los tres hijos mayores del presidente son fruto de su relación con Ivonne Bordeu. Gimena, Agustina Argentina y Francisco Juan (“Caíco”) también son tres de los Macri beneficiados con la condonación de los 70.000 millones del acuerdo entre el Gobierno y el Correo Argentino. Segun la IGJ, cada hermano posee un 8% de las acciones de SOCMA Americana Sociedad Anónima.
De esta manera, Virtual GasNetGEA Energy y Green Oil Services (ex OAS) son el vehículo desde el cual los tres hijos mayores del presidente Macri, Gimena, Agustina Argentina y Francisco Juan Macri, accionistas de SOCMA Americana SA, recibirán el pago de la deuda millonaria que las empresas de gas acumulan desde el mes de abril a causa de la devaluación propiciada por el gobierno de Cambiemos.

Si tomamos sus dichos como los de una persona cuya familia invierte en gas y cuyos tres hijos mayores son los accionistas de empresas que deben cobrar parte de esos $20.000 millones que generó la devaluación del gobierno dirigido por su propio padre, todo cobra más sentido y su sinceridad tiene otro color: el verde.

domingo, 21 de octubre de 2018

SANTA Y ANTIMAFIA - La mafia calabresa, la familia Macrì y la Argentina del siglo XXI


La mafia calabresa, la familia Macrì y la Argentina del siglo XXI

.



Cuatro puntos lleva esta entrega.
1.
Algunos signos sobre la ‘ndrangheta moderna: la Santa y sus ademanes políticos en Italia.

2.
Recupero la lógica ‘ndranghetista del desorden/protección sobre la cual ya reflexioné (https://www.elcohetealaluna.com/macri-cambiemos-y-la-ndrangheta-calabresa/) para ampliar algunas consideraciones acerca de la pesada herencia en desborde hacia los cuadernos.

3.
La lógica de la (auto)negación presente en la Argentina cuando se habla de mafia.

4.
La necesidad (necesario en el sentido griego del anankaion aristotélico: inevitable) de constituir un programa antimafia que articule la reflexión intelectual-militante, los movimientos sociales y el empeño parlamentario resistente.
Síntesis: una leve reflexión sobre las penumbras.
Santa: abreviación de Mamma Santissima. Este es el nombre de la ‘ndrangheta moderna, surgida en 1970. Se trata de una nueva estructura organizativa creada en el seno de la ‘ndrangheta. Se fundó porque la estructura ‘ndranghetista tradicional –comandada por ‘Ntoni Macrì y Mico Tripodo– no estaba de acuerdo en expandirse a nivel económico, ampliando sus intereses hacia el tráfico de armas de guerra y droga; y con la adhesión, a nivel político, a proyectos subversivos de extrema derecha. Sus integrantes se llaman a sí mismos santisti y sus representantes clásicos más conocidos son Mommo Piromalli (que además era masón), Paolo De Stefano y Santo Araniti.


 .










‘Ntoni Macrì, capobastone histórico de la ‘ndranghetta


Se trata de una estructura de poder mucho más subterránea que la ‘ndrangheta tradicional y tiene la lógica de una secta secreta (a la ‘ndrangheta misma) cuyo objetivo era llevar a cabo operaciones que una estructura de superficie no permite realizar. A lo largo de su historia de criminalidad organizada tuvo relaciones estrechas con distintas logias de la masonería encubierta. Su existencia y su forma de articulación en Italia fueron conocidas gracias a distintos colaboradores de la Justicia como Giovanni Gullà, Giuseppe Albanese y Filippo Barreca, que relataron su condición de brazo armado y de aliado de fuerzas de derecha. Fuerzas que en Italia se habían propuesto llevar adelante un golpe de Estado si la izquierda llegaba al poder. Esas fuerzas –entre ellas el movimiento político Ordine Nuovo y Avanguardia Nazionale– pretendían promover un proyecto separatista de la Italia meridional del resto del país. Esto quiere decir crear un Estado dictatorial y mafioso, gobernado por la connivencia de mafia y masonería, que debía tener con un nítido perfil anticomunista.
En esas fuerzas de derecha golpista militaban Licio Gelli –de la logia masónica P2–, Junio Valerio Borghese y Franco Freda entre otros, de fluido contacto con las dictaduras de Chile y la Argentina. Desde 1970 la ‘ndrangheta tiene entonces dos niveles que articulan la organización. Está la vertiente tradicional, que aún sobrevive, atada sobre todo al territorio de Calabria, y que implica una organización territorial, encuentros deliberativos, formales y con un denso contenido simbólico. Ésta tiene su expresión mayor en el encuentro anual que se lleva a cabo la iglesia de la Madonna di Polsi.



.

                                                    Licio Gelli, fotos de prontuario

El segundo nivel, más subterráneo, es la Santa, que desde 1970 se integró al sistema de poder nacional y cuyo centro de refracción es más bien Roma. Tiene un perfil operativo y prescinde de los confines territoriales. Tiene potentes capacidades militares y está signada por estrechas relaciones entre los santisti con los ambientes masónicos, derecha (subversiva), los servicios italianos e internacionales, el mundo empresarial y de los negocios. El modelo lógico-operativo de la ‘ndrangheta está integrado por elementos casi inmutables (que tienen casi 200 años de historia) y otros que evolucionan casi permanentemente. En ese modelo, las reglas arcaicas dialogan con elecciones modernas.
Los proyectos separatistas del Sur de Italia respecto del resto del país –y que hubieran llevado a la mafia a hacerse Estado– no declinaron con el pasar de los años. Apenas amainaron la estrategia golpista para enfatizar la vía democrática. Y apelaron, vaya paradoja, al programa de la Lega Nord, encarnado en experiencias políticas como Calabria Libera y Lega Sud Italia entre otras organizaciones. Estos espacios políticos estaban impulsados por ‘ndrangheta y masonería, y tenían sus correlatos en todas las regiones meridionales de Italia. La idea era que todos esos espacios confluyeran en la Lega Sud o Lega Meridionale, una suerte de espejo invertido de la Lega Nord en el sur de Italia y que planteaba la transformación del Estado nacional. Esto es: la ruptura de la unidad nacional.

En la década de 1990, luego de las guerras de mafia en Sicilia, en Campania, en Calabria (esta arrojó 700 muertos), si atendemos a las declaraciones del colaborador Leonardo Messina ante la Commissione parlamentare antimafia, descubrimos que: “Finora hanno controllato lo Stato. Adesso vogliono diventare Stato [Hasta ahora controlaron el Estado. Ahora quieren volverse Estado]” (Vincenzo Macrì, “‘Ndrangheta e destra eversiva”, Atlante delle mafie, vol. II, p. 287). Sin embargo, esa hipótesis política separatista no prosperó y fue abandonada definitivamente en 1994. Sea como fuere, la progresión de este relato nos deja una enseñanza que está a la vista: la mafia está situada al lado de la masonería –a menudo se vuelven indistinguibles– y ambas están integradas a proyectos políticos de derecha.

Pe(n)sada herencia y cuadernos. En la lógica ‘ndranghetista básica –arcaica y moderna– se crea antes el desorden para luego ofrecer protección (a cambio de un precio: es el impuesto de protección: ‘u pizzu). Con una precisión: desorden y protección dependen del mismo actor social. Apenas un ejemplo: a los comerciantes calabreses alguna ‘ndrina primero les quemaba el local y luego le ofrecía protección. Esta es la lógica que vimos articulada alrededor del concepto de pesada herencia. Con esa aserción, repetida por los actores políticos de la Alianza Cambiemos y por los medios masivos de comunicación, se preparó a la sociedad argentina para aceptar la lógica mafiosa. Y el impuesto de protección que le propuso Cambiemos a lxs argentinxs en defensa de esa herencia es su propio gobierno. Hoy lo podemos decir sin ningún inconveniente: la pesada herencia K es más bien la pensada herencia M.
Pero esa operación se agotó y entonces aparecieron los cuadernos. En esta misma estructura lógica podemos situar la operación de los cuadernos (fotocopias) de las coimas. Su emergencia en la escena pública descubrió (supuestamente) una trama de corrupción con nombres, escritos prolijamente, de funcionarios, operadores políticos, empresarios, amigos. La Justicia se enteró a través de la mediación de un periodista. Ahí tenemos el primer elemento de desorden: la escasa legitimidad del sistema judicial, que recibe elementos probatorios a través de mediadores. Empezó el desfile de arrepentidos. En algunos casos estos acusaron a sujetos prestigiosos invocando bolsos, valijas, bóvedas y criptas. En función de esas declaraciones se allanaron domicilios particulares sin que se encontrara nada (incriminatorio; relevante siquiera). En otros casos se denunciaron empresas de la famiglia pero el juzgado no corrió a allanar ni domicilios ni empresas. El actor que garantiza la protección frente a tamaño desorden es el mismo juez instructor que olvida enviar a sorteo las causas que le interesan.

Lógica de la negación. En la Argentina hay que estudiar las modalidades de presencia de las mafias, su radicación y la operatividad de las organizaciones criminales que se mueven en el territorio nacional. Puesto que se trata de organizaciones secretas hay que individualizar sus declinaciones secretas, luego de develarlas. La cosa no es fácil pues las mafias son fenómenos multidimensionales que implican redes de relaciones complejas que vinculan las acciones criminales con los ámbitos legales. Ni investigadorxs solitarixs ni parlamentarixs aisladxs podrán demostrar el entramado tupido de sus negocios y de sus intereses. Las mafias tienen una cultura de ocultar hasta su propia existencia, de negarla y cuando el Estado o los movimientos sociales (con sus acciones de lucha colectivas fuera de las instituciones) logran identificar algunas lógicas, la respuesta es siempre disimular las características de sus propias estructuras. ¿El objetivo? Minimizar su capacidad de expansión y también preservar su poder criminal: económico (legal e ilegal) y político.
Tres ejemplos: uno italiano y dos argentinos. En una entrevista televisiva un periodista le preguntó al entonces capobastone ‘ndranghetista Mommo Piromalli: ¿Qué es la mafia? Y este replicó: “¿Es algo que se come?”

.

                                             Girolamo Piromalli, ¿Y esto con qué se come?

Se trata de una manifestación nítida de lo que es ocultar o negar la existencia de la mafia. En la Argentina del siglo XXI las cosas no son distintas. Luego de mi primer texto sobre estas cuestiones publicado en Página/12 –“Andragathos” (24/2/17)– y después de la atención que le dedicó en ese mismo diario Horacio Verbitsky –“De Calabria al Plata” (9/4/17)– el Presidente Macrì, hacia mediados de junio del año pasado, durante la toma de juramento del nuevo canciller Jorge Faurie, señaló a Héctor Recalde, el jefe de la bancada kirchnerista en Diputados, como el líder de “una mafia”. En ese gesto de sindicar a otros lo que se es, hay que reconocer la huella de una ausencia. Una forma de ocultamiento o negación.

Otra forma de ocultamiento se especificó por medio de la Ambasciata d’Italia a Buenos Aires. Esta revocó su auspicio institucional a la Jornada “Nuevas Perspectivas de la Investigación Social sobre Italia en la Argentina”. Con una carta del 4 de octubre (n°. de protocolo: 2248), el Ministro Consejero Fabrizio Mazza notificó al lxs organizadorxs de ese evento científico-académico la decisión de declinar la intervención diplomática porque “los contenidos de la iniciativa, tal como se encuentran detallados en el borrador del programa […] no presentan, en forma alguna, las condiciones ni los requisitos necesarios para una participación por parte de esta Embajada ni de ninguna otra Agencia o Ente italiano presente en la Argentina” (toda la información se encuentra en el Facebook de la Jornada. Se puede acceder buscando @jnpisia). La investigación en ciencias sociales y humanas colabora con la generación de pensamiento crítico y en ocasiones coloca en la escena colectiva perspectivas y conocimientos que pueden resultar incómodos. Por eso no siempre empatiza con las lógicas del poder y la representación política. Cuando tal cosa acontece, es objeto de censura. Puesto que ese evento científico-académico habría debatido, entre otros asuntos, sobre las lógicas mafiosas activas en la política argentina hoy debe ser reprogramado.
Antimafia. Para luchar en contra de esas formas que atañen a la vida pública nacional son imperiosas por lo menos tres acciones programáticas:
  1. Crear un centro de documentación que se ocupe de producir y difundir conocimientos críticos relativos a las mafias en la Argentina. Que sirva para prestar atención a los aspectos simbólicos en la lucha contra las mafias.
  2. Organizar desde abajo un movimiento social antimafia para fomentar una cultura de lucha contra las mafias (o que los movimientos sociales existentes hagan propia esa agenda de lucha);
  3. Fundar una Comisión Parlamentaria Antimafia que encarne una oposición a las mafias de manera sistemática, que pueda reafirmar la presencia del Estado y el principio de legalidad.
Es imperioso construir nuevos imaginarios capaces de provocar una salida de la Argentina de la crisis de sentido que está atravesando el país desde el 10 de diciembre de 2015.
Si no se usan los instrumentos lógicos, militantes y políticos necesarios para investigar a las mafias, no se encontrarán pruebas contundentes para demostrar su existencia. De hecho: hasta los años ’80 del siglo XX, el Estado italiano ignoraba el verdadero nombre de la mafia siciliana –Cosa Nostra– y hasta desconocía su estructura jerárquico-piramidal de mando –la Cupola–, esto es, una comisión que articulaba la actividad criminal completa de las famiglie, los clanes, las cosche, con el objetivo de mantener su unidad de acción criminal. En cuanto a la ‘ndrangheta, su casa madre está situada en Calabria pero tiene locali en todo el mundo. Se trata de una organización de tipo mafioso, secreta, tendencialmente unitaria y dotada de un organismo jerárquico llamado Crimine o Provincia. Según Rocco Sciarrone, en el contexto de las mafias clásicas, la calabresa es la menos estudiada (Mafie vecchie, mafie nuove, Donzelli, Roma, 2009).


Universidad Nacional de General Sarmiento/CONICET

Fuente : https://www.elcohetealaluna.com/santa-y-antimafia/  

sábado, 20 de octubre de 2018

La politización


La politización de todas las cosas ha tenido efectos devastadores sobre las relaciones personales. En su tratado de la amistad, Cicerón apunta que la política es causa fundamental de la discordia entre amigos.
“Politizar" es una palabra relativamente nueva. Significa, según lo veo, estas cosas: La  concentración excesiva en la política a expensas de las diversas zonas de la realidad, una concentración excesiva en los aspectos más superficiales de la propia política, y la primera acepción que consigna el diccionario: "Dar orientación y contenido político a acciones, pensamientos o personas que, corrientemente, no lo tienen".

El uso primero es evidente en los medios y las redes. Frente a la política, se desvanecen las otras esferas de la vida: los problemas sociales, los temas de la salud y la enfermedad, la ecología y la naturaleza, las cuestiones de religión y fe, las manifestaciones del arte, las letras y el pensamiento, las finanzas y los negocios, las iniciativas ciudadanas, la ciencia y la tecnología, las migraciones, el mundo exterior... casi todo salvo el deporte y la "cultura". El fenómeno empobrece a quienes lo ejercen y lo consumen: día con día hay hechos ajenos a la política, más importantes, influyentes o trascendentes que los hechos propiamente políticos.

Una variante de esta politización puede hallarse en las columnas y comentarios menudos que siguen los gestos, los rumores, los chismes y -sobre todo- las declaraciones de los políticos de todos los niveles. Es casi una enfermiza obsesión en el que se pierde el contexto social, la perspectiva histórica, la discusión de ideas, la valoración ética, el análisis lógico. En una palabra, el estudio de fondo -estructurado, fundamentado, estadístico, comparativo- de la política. En esa variante de la politización, la opinión desplaza al hecho, la ocurrencia al análisis, la política permanece en la espuma de los días, la politización se vuelve  politiquería.

Otro significado es más interesante y complejo. "Inculcar a alguien una formación o conciencia política". Adoctrinamiento, misa, liturgia. Se trata de un uso positivo, por ejemplo en el caso de una sociedad apática o inconsciente de sus derechos. Politizarla es contribuir a su autonomía y madurez. Pero el uso puede tener también una cara negativa.
Ocurre cuando se da una "orientación y contenido político a acciones, pensamientos o personas" cuya naturaleza es, o debería ser, esencialmente ajena a la política.

Entendida así, la politización es un fenómeno antiguo. En la historia hay buenos ejemplos de este uso distorsionado del saber para legitimar al poder.

En la esfera de la cultura, la politización puede desembocar en lo que Jean Paul Sartre llamó "la militarización de la cultura". A un libro, una obra de arte, un descubrimiento científico o un producto cultural de cualquier índole, no se le juzga -si se le juzga- por su calidad o su valor intrínseco, sino por la real o supuesta filiación política de sus creadores. Si es "amigo", la obra es "buena"; si es "enemigo", la obra es "mala" o, finalmente, no existe. Con la "politización de todas las cosas" se pierde el sentido mismo de la creación y el saber. La ignorancia, egoísmo, mezquindad, etc. Los ejemplos más trascendentes o a tener en cuenta son leyes provinciales en creación de pueblos, juicios al estado nacional, que comenzaron algunos, que terminaron otros .Con el usufructo propio politizando la gestión final.
Una forma particularmente insidiosa y obsesiva de esta politización es la teoría conspiratoria. Quienes incurren en ella no preguntan sobre la verdad objetiva de los hechos sino por el "poder" que adivinan o imaginan -sin probarlo nunca- "detrás" de ellos.

La politización de todas las cosas ha tenido efectos negativos sobre las relaciones personales. En su tratado de la amistad, Cicerón apunta que la política es causa fundamental de la discordia entre amigos. Argentina de estos años, y en esta región del sur la politización extrema (esa forma intolerante de acercarse a la política o de practicarla) no sólo ha sembrado división entre amigos sino entre hermanos. Familias enteras la comienzan a padecer  ahora, los costos del encono ideológico.

Criticar la politización de todas las cosas no significa llamar a la despolitización. No se trata de dejar la política sólo en manos de los políticos. Mucho menos ahora que el PRO está en el poder. Se trata de alentar la buena politización ciudadana (participativa, matizada, informada, inteligente, alerta) y desalentar la mala politización (ideologizada, fanática, trivial). Se trata de enriquecer la vida política elevando la calidad del análisis político, del debate político y la crítica política. La "politización de todas las cosas" no contribuye a ese enriquecimiento. Paradójicamente, por la confusión intelectual que implica, contribuye a la despolitización.

Rene Gado






jueves, 11 de octubre de 2018

CUANDO LA HISTORIA DICE QUE “DESCUBRIERON AMÉRICA”, ESTÁN OCULTANDO LA COLONIZACIÓN Y EL GENOCIDIO DE LOS PUEBLOS ORIGINARIOS JR



SIN MORDAZA
10/10/18


1- Sin dudas el mundo cambió en ese fin de siglo de 1492, se amplió al oeste, con un mar desconocido por europeos, el Atlántico, pero transitado y ocupado por millones de seres humanos, a los cuales no se les reconoció como tales.

2- Hasta entonces los centros de desarrollo y comercio eran hacia Oriente, hacia los países árabes, mongoles, chinos, turcos y todos aquellos que eran camino de la ruta de la seda y el opio. Pekín era la ciudad más poblada y Damasco, Constantinopla, Trípoli, Bagdag y otras los centros urbanos y científicos más desarrollados.

3- Nápoles era el puerto más importante de Europa, atrasada y feudal, ya que permitía la ruta al Oriente en el comercio, las especies, y los avances tecnológicos desde la escritura a la imprenta, desde el acero y las armas. Esos logros se usan hasta estos días como los números arábigos y los que permitieron la revolución industrial inglesa con el acero chino.

4- Pero Occidente escribió la historia del Descubrimiento como un hecho paradigmático que cambió un mundo que ya existía, pero que la ignorancia occidental desconocía. Los pueblos originarios vieron asomar en su horizonte, a quienes les impondrían desde su cultura hasta su religión, a sangre y fuego, en busca de los nuevos becerros de oro, para ofrendar a sus reyes y sus arcas.

5- No dudaron durante 500 años en intentar borrar la historia de los pueblos, arrasaron, violaron, enterraron conocimientos, mientras evangelizaban religiosamente y explotaban con la Mita y la Encomienda a los hombres en la explotación del saqueo. Como hoy la historia se repite desde borrar la historia hasta la neocolonización cultural y económica.

6- Se podrá decir que los Jesuitas fueron quienes adoptaron formas más integradoras, pero siempre desde una posición de poder. Trasladaron conocimientos y fueron abiertos a los que ofrecía 10 mil años de historia, de conocimientos que se mantienen hasta nuestros días, como en la fitoterapia y los medicamentos, desde las plantas medicinales.

7- América solucionó el hambre europea con las papas y las batatas, el chocolate, el maíz, todos alimentos conocidos desde siglos por pueblos, que durante años, el Occidente se negó a reconocer como humanos. Fray Bartolomé de las Casas lo denunció al observar las atrocidades cometidas por el conquistador.

8- Sin embargo la identidad americana se mantuvo integrando las nuevas realidades, desde lo religioso asumiendo viejas creencias al catolicismo, desde lo poblacional con la mezcla de razas que dio origen a los zambos, los mulatos, desde los cultural fueron fusionando costumbres e historias que dieron lugar al sincretismo de las subjetividades de todos los pueblos, los negros esclavos incluidos y los inmigrantes.

9- Esa es hoy la identidad de una conciencia nacional latinoamericana que el Imperio dominante, con su cultura neoliberal no puede tolerar y agrede en forma brutal e inhumana, desconociendo a los seres humanos como ejes de la construcción social e imponiendo por la fuerza la concepción macro económica de los nuevos paradigmas neoliberales, que matan.

10- Pero esa conciencia nacional de Patria Grande, está presente y se hace ver en cada período histórico en que el pueblo vuelve a ser protagonista. Desde el fondo de la historia se repite la fuerza incontenible de esa conciencia identitaria de Patria, que siempre logra vencer a las fuerzas “invasoras”. Pero los tiempos de los pueblos son históricos, los tiempos y ansiedades de los hombres, son biológicos. Cuando coinciden surgen los liderazgos entre la conciencia anidada y quienes lo interpretan, eso fue Perón y Evita. Hoy un solo liderazgo surge nítido y por eso es que lo quieren destruir: Cristina.

Jorge Rachid