martes, 3 de enero de 2012

Argentina reafirma derecho imprescriptible sobre Malvinas tras 179 años de ocupación británica





3 de Enero de 1833 las Islas Malvinas fueron
ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población autóctona y a las autoridades argentinas establecidas legítimamente, remplazándolas por súbditos de la potencia ocupante








El comunicado rechazó la ilegitimidad en la presencia de base militar establecida en el Atlántico Sur

El Gobierno argentino reiteró una vez más al Reino Unido su imprescriptible derecho sobre las islas Malvinas, por cumplirse este martes el 179 aniversario de la ocupación del archipiélago austral por parte de tropas británica, expresó la cancillería de Argentina mediante un comunicado.

El Ejecutivo suramericano “reafirma una vez más los imprescriptibles derechos de soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos circundantes, que son parte integrante de su territorio nacional”, rezó el documento.

El 3 de enero de 1833 las Islas Malvinas fueron ocupadas por fuerzas británicas que desalojaron a la población autóctona y a las autoridades argentinas establecidas legítimamente, remplazándolas por súbditos de la potencia ocupante. “La República Argentina protestó inmediatamente ese acto de fuerza ilegítimo que aún se mantiene, sin consentirlo en momento alguno”, destacó el comunicado.

Entre tanto, la casa diplomática sostiene que “la ilegítima ocupación colonial británica, que dura ya 179 años, se ve agravada por un provocativo y continuado desprecio al derecho internacional manifestado por la persistente renuencia del Reino Unido a reanudar las negociaciones sobre soberanía conforme al mandato vigente de las Naciones Unidas, establecido mediante la Resolución 2065 de la Asamblea General y refrendado por nueve resoluciones subsiguientes”.

El comunicado rechazó además la ilegitimidad en la presencia de la base militar establecida en el Atlántico Sur, “invocando falsas necesidades de defensa, así como por el constante desarrollo de ilegítimas actividades unilaterales en la zona disputada”.

Por ello, destacan que tales acciones son contrarias a las resoluciones pertinentes de la Asamblea General de las Naciones Unidas, al derecho internacional, de los recursos naturales renovables y no renovables del área.

“La región ha sido unánime en su rechazo a la presencia militar británica en el Atlántico Sur y ha manifestado su preocupación por las mencionadas actividades unilaterales a través de diversos pronunciamientos de las cumbres de Presidentes de los Estados Partes del Mercosur (Mercado Común del Sur) y Estados asociados, de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y la Iberoamericana”, destacó la Cancillería.

Fuente/tele SUR- Afp