domingo, 8 de mayo de 2011

Carta de un ministro a un Intendente.




"2011 - Año del Trabajo Decente, la Salud y la Seguridad de los Trabajadores"


Jefatura de Gabinete de

Ministros

NOTA JGM N° ~~qL/201f

Buenos Aires, 4 de mayo de 2011

Señor

Intendente Municipal de Río Gallegos

Provincia de Santa Cruz

Héctor Alberto Roquel

Su Despacho

De mi consideración,

Me dirijo a Usted en el marco de la Nota N° 2857 de fecha 2 de Agosto del año

2010, referida a la matanza de perros que se realiza en el Municipio de Río

Gallegos.

Gran decepción me ha generado el haber recibido nuevamente denuncias de

proteccionistas de su ciudad que relatan los hechos funestos de maltrato y

matanzas de animales por parte de funcionarios del Municipio a su cargo.

No solamente el procedimiento utilizado -matanza-, resulta intolerable,

inaceptable, desde el punto de vista ético, sino que además resulta insalubre

para la población, ya que como lo ratifican varias denuncias, los animales

asesinados son arrojados sin más, en un basural a cielo abierto.

Asimismo, no es aceptable, ni siquiera, como pretexto para controlar la

población canina y felina, tema tratado acabadamente por los más autorizados

profesionales en la materia.

Tal es así, que ya en la mencionada nota, el suscripto hacía referencia a que

ni siquiera la eutanasia puede utilizarse para control de la población de

animales, ya que no sólo no contiene fundamento ético alguno, sino que

además se ha comprobado acabadamente que no tiene el menor sustento

técnico.

Asimismo, le recuerdo al señor Intendente aspectos fundamentales que me

permití señalar en la nota que le fuera enviada oportunamente, respecto de la

cual nunca se ha recibido respuesta alguna, aspectos que constituyen asertos

"2011 - Año del Trabajo Decente, la Salud y la Seguridad de los Trabajadores"

Jefatura de Gabinete de

Ministros

totalmente reconocidos por los más idóneos, expertos y conocedores de la

materia.

"La Organización Mundial de la Salud considera a la salud como el equilibrio

físico, emocional, psicológico, familiar y social. No están ajenos a estos

conceptos los valores humanitarios; entre ellos el sustancial: el respeto por la

vida de todos nuestros semejantes.

Sabrá el Señor Intendente que los perros vagabundos no han nacido como los

hongos después de la lluvia.

Si hay perros vagabundos, si existe un exceso de población canina no

controlado, es porque no se tomaron en su momento las medidas del caso,

utilizando adecuadamente los recursos:

• Censando a la población canina

• Castrando anualmente, por lo menos, al VEINTE POR CIENTO (20

%) de la población censada

• Identificando a la población y a sus eventuales dueños

• Generando todos los mecanismos de educación formal, no formal e

informal, sobre la tenencia responsable de los animales de compañía

y el bienestar animal.

La matanza como método de control de cualquier población sólo aumenta el

número de esa población a mediano plazo. Se entiende, entonces, que,

además de inútil, ineficaz e ineficiente, esta medida también es cruel, antiética

y, sobre todo, innecesaria. Todo ello lo transforma en un asesinato masivo.

Nos encontramos ante un país indignado frente a esta afrenta a la vida:

¿Es que se considera tal vez "locura de unos fanáticos" a las manifestaciones

en contra de la iniciativa en todo el país?

Se habla de "perros peligrosos", cuando la peligrosidad y los accidentes de

mordidas siempre son generados por seres humanos imprudentes.

Asimismo, se hace alusión a un "método salvador o único método" para

combatir la superpoblacion canina. Cabe reiterar que, si hoy existe

superpoblación canina en Río Gallegos, es porque en el pasado inmediato no

se cumplió con las premisas enunciadas precedentemente: censo, castración

masiva y educación.

¿No será que resulta más barato sacarse el problema de encima de esta

forma?

Por supuesto que se está pidiendo que se resuelvan los problemas de los

perros sueltos en las calles, pero partiendo de la base que la eutanasia masiva

JAMÁS puede ser el método de control.

El crecimiento demográfico de la población canina es geométrico, y la

eutanasia plantea un control aritmético. No se necesitan muchas luces para

comprender que un método aritmético no controla un progreso geométrico.

Una vez que maten a los perros, ¿se van a acordar de la educación y la

tenencia responsable? ¿O es que, insisto, primero se ataca a los perros

porque no hablan?

Si quiere ejemplos de control de la población canina que no necesitaron echar

mano a la eutanasia observe a los municipios de Rosario, Ushuaia o Almirante

Brown, entre muchísimos otros que han decidido apostar por la vida.

Gallegos tiene el mismo número de letras que ASESINOS. No permita, desde

su hombría de bien, que esta llamativa casualidad se transforme en una

realidad para eJ escarnio del Municipio frente al resto de los argentinos y del

mundo."

Apelo a su buen criterio como jefe comunal, y a su nobleza, y confío en que

procurará darle a esta problemática una solución a la altura de las

circunstancias.

Sin más, salúdolo atentamente.

Anibal D. Fernandez
JEFE DE GABINETE DE MINISTROS