viernes, 20 de mayo de 2011

OBLIGACIONES LEGALES DE LOS Dueños DE MASCOTAS


Los dueños de animales domésticos de compañía se encuentran sujetos a cumplir una serie de obligaciones legales, tanto en el orden sanitario como patrimonial.

Así lo explicó el abogado don Alberto Cortés Nieme, ex - asesor legal por muchos años del Colegio Médico Veterinario de Chile, al ser consultado respecto a los cuidados, deberes y principales aspectos legales que deben preocupar a las personas que tienen a su cuidado una o más mascotas.


En el orden patrimonial, se explicó, los dueños de perros tienen la obligación perentoria de mantener a los animales dentro de su residencia o recinto en que los albergan; en el caso que quieran circular con ellos por las vías públicas ó lugares de uso público, deben llevarlos con algún medio de sujeción, de manera que mantengan un permanente control sobre los mismos. Así lo dispone la reglamentación de sanidad pública aplicable en estos casos. La inobservancia de estas medidas preventivas constituye infracción sanitaria y podría ser sancionada por el Servicio de Salud competente con multa, aplicable a quién tenga a su cargo la mascota.


A este respecto, puntualizó, resulta de la mayor importancia que quienes asuman la responsabilidad de tener una mascota en su casa, lo hagan con plena conciencia que tienen bajo su cuidado una especie viviente, y por consiguiente, objeto de especial consideración, cuya tenencia, sin embargo, involucra una serie de intereses públicos y privados. En estos lineamientos se basa la tenencia responsable de mascotas.


Respecto a la ocurrencia de mordeduras de perros, el profesional indicó que la situación debe apreciarse desde dos perspectivas: por un lado, el de la sanidad pública, de donde derivan obligaciones de denuncia sanitaria obligatoria, observación del animal y prohibición de sacrificio del mismo; y por otro lado, el del ámbito de las responsabilidades privadas del dueño del animal por las lesiones que éste haya ocasionado.


En su opinión, cuando el perro ha sido objeto de un adiestramiento destinado dotarlo de ciertas cualidades agresivas, debiera existir una responsabilidad solidaria de la persona o empresa que prestó ese servicio de adiestramiento; de esta manera, quienes otorguen semejante servicio se cuidarán de convertir animales en verdaderas armas de defensa.


Asimismo, indica que los dueños de perros y gatos tienen la obligación legal de vacunar a sus animales contra la rabia; debiendo el médico veterinario tratante llevar un registro de los usuarios a quienes se les aplica esta vacuna e informarlo al Servicio de Salud local.


Con relación al tema del número máximo de animales que pueden ser mantenidos en una vivienda, no existe una norma legítima que lo señale; al respecto, el reglamento que prevé el Código Sanitario para normar esta materia, no ha sido dictado. De cualquier forma, quienes mantengan animales domésticos en su casa deben evitar los riesgos sanitarios al vecindario y focos de insalubridad. Con respecto a las mascotas que se mantienen en edificios de departamentos, debe revisarse el reglamento de copropiedad del respectivo edificio (contrato colectivo al que se obligan quienes son propietarios o arrendatarios de los departamentos), pues podría contemplar restricciones para tenencia de animales. El profesional recalca que las municipalidades no son competentes para regular esta materia, siendo ilegales las posibles ordenanzas que se dicten al efecto.


Otra obligación de importancia de quienes tienen animales a su cuidado, es evitarles sufrimientos innecesarios: en Chile constituye delito contrario a la salud animal los actos de maltrato y crueldad a su respecto. La propiedad sobre las mascotas se encuentra limitada y restringida en este sentido.


Respecto a la atención veterinaria, resulta prudente que los dueños de mascotas que concurran a una clínica o sean atendidos por personas que se presenten como médico veterinario, se cercioren que tales personas son efectivamente profesionales con título que lo acredite; ya que, por diversas consideraciones, hay sujetos que se fingen médico veterinario, incluso falsifican títulos y autorizaciones, y realizan actos propios de la profesión.


Además, agrega, la función del veterinario tiene implicancia en la salud de las personas, por cuanto existen una serie de enfermedades graves de las mascotas susceptibles de transmitirse a las personas (conocidas como “zoonosis”), entre ellas: tuberculosis, leptospirosis, hidatidosis, rabia, sarna y tiña; todas las cuales pueden ser detectadas por un profesional veterinario competente, y evitar así serios riesgos para la familia que tiene una mascota en su casa.


(Fuente: , Abogado. Ex - Asesor Legal Colegio Médico Veterinario de Chile).