sábado, 19 de febrero de 2011

Cristina, libertad…



Cultivo una rosa blanca y sin espinas
En cualquier tiempo que sea
Para que los compañeros  me vean
Lo hago noche, tarde y día
En mi jardín de esperanzas
Con abono de amor y utopías
Con riego de trabajo y lealtad
Ella está firme y hermosa
Mi rosa sin espinas. Cristina es su nombre
Yo le llamo libertad.

* Andrés Peebles.