lunes, 1 de noviembre de 2010

El gobierno hace lo que el pueblo quiere .


  La Comunidad Organizada como sistema de poder es  aquella en donde el pueblo  se expresa sólo a través de sus organizaciones libremente creadas y no las delega en las instituciones del Estado pues las instituciones formales no representan sus demandas auténticas . Por el contrario para el peronismo la comunidad es portadora de un núcleo de valores con proyección político-social. No hay hombre libre en una comunidad que no lo sea. La comunidad se funda en una tradición nacional y es expresión de esa tradición. La comunidad tiene un sentido político de lo contrario no lo es. Pero un sentido político que supera el mero marco de los partidos políticos.
"Nuestra comunidad, ha dicho Perón en el Congreso de filosofía de 1949, a la que debemos aspirar es aquella donde la libertad y la responsabilidad son causa y efecto de que exista una alegría de ser, fundada en la persuasión de la dignidad propia. Una comunidad donde el individuo tenga realmente algo que ofrecer al bien general, algo que integrar y no sólo su presencia muda y temerosa" (La Comunidad Organizada , cap.XXI, párrafo 12).
Finalmente la comunidad organizada en tanto sistema social a construir es aquella en donde el pueblo se transforma en factor concurrente en los aparatos del Estado  que le son específicos a cada organización libre del pueblo. Así en el orden laboral los sindicatos deben ser factores concurrentes en aquellos aparatos del Estado que tiene vinculación con el ámbito que ellos cubren o representan y en el ámbito local las comisiones vecinales o las distintas sociedades intermedias deben concurrir al Municipio para plantear las exigencias que cubren sus intereses propios.
Vemos como a diferencia de las propuestas socialdemócratas o socialcristianas de los años 80 con sus ideas de cogestión en las empresas privadas y de  autogestión en la empresas públicas, para el peronismo las organizaciones libres del pueblo se incluyen en la gestión política sin que por ellos sean empleados de los gobiernos de turno.  Ellos proponen, sugieren, orientan informan pero no deciden. La decisión le corresponde al Gobierno, mientras que al pueblo a través de su organizaciones libres le corresponde crear las condiciones de posibilidad para la decisión correcta en el ámbito o dominio que ellas conocen muchas veces incluso mejor que los propios funcionarios. Este es el meollo de la comunidad organizada como sistema social a construir: El pueblo sólo existe como pueblo organizado y a través de sus organizaciones en tanto que operan como factores concurrentes en los aparatos del Estado, crean las condiciones de posibilidad para la decisión correcta que el Gobierno toma como órgano de concepción y planificación. Así se realiza la verdadera democracia que "es aquella donde el gobierno hace lo que el pueblo quiere y defiende un sólo interés: el del pueblo", como reiteradamente la he definido el General Perón.