viernes, 19 de noviembre de 2010

El artesano y el artista,Gobierno y Oposicion



Qué entendemos por cultura?  por cultura politica?     Cultura  que nos asombra de la
tecnología, o bien lo que admiramos en las obras de arte de un museo, o lo que nos deja
perplejos cuando visitamos Roma o Atenas? Sí y no, porque es evidente que esas son las
huellas de la cultura de un pueblo, pero eso no es toda la cultura. Por cultura entendemos
todo lo hecho por el hombre, así como la naturaleza es la obra de Dios en tanto Creador del
mundo, pero este es sólo un intento de aproximación a nuestro tema.
Hoy día, es común la idea que el hecho de escuchar música clásica es una muestra de
cultura o danzas , ballet ,teatro y en cambio aquel que no gusta esas bondades está desacreditado para este selecto mundo .Es cultura , pero de otros , como las recetas económicas , son sistemas , pero de otros.
Sin negar que esto pueda ser cierto, hemos de tener en cuenta que estamos ante un
problema mucho más complejo, pues aún teniendo en cuenta las limitaciones del hombre,
cultura es todo lo que hizo el hombre, a lo largo de la historia, y a lo ancho del mundo.
Por consiguiente, por cultura entiendo el desarrollo de todos los valores de la vida
humana y también la actividad transformadora que sobre el mundo de las cosas y sobre el hombre ejerce el mismo hombre.
La cultura se desenvuelve en tres sectores ascendentes: el del hacer, el del obrar, y el
del contemplar. Es por esto que en la obra de los hombres habrá un fundamento objetivo
que lo vamos a encontrar en el orden de las cosas, y un fundamento subjetivo, que lo
buscaremos en el espíritu del mismo hombre.
Y al pasar al ámbito de las artes, pasamos del contemplar al hacer propio de las cosas
que son modificadas y producidas por el hombre, y de aquí surgen las artes o técnicas útiles
con la abrumadora tecnología entre ellas, que hoy asombra a nuestra época, y las artes
bellas de las que dan testimonio las obras maestras de todos los genios que ha dado la
humanidad en el mundo de la música, las artes plásticas, la escultura, las letras, la política etc. En las bellas artes, se agrega al aspecto productivo, la contemplación artística en donde el trascendental belleza como propiedad del ente se suma a la razón productiva propia del arte dando lugar así a la creación como producción de belleza, lo que es propio del artista en donde se conjugan la razón técnica en la producción de la obra, con la capacidad de
producir belleza, mediante esa extraña alquimia que tienen en el alma los artistas, porque en
esto difieren el artesano y el artista, en que el primero es racional y efectivo en la producción de su obra, mientras el artista es racional y contemplativo.
Por último por la virtud de la prudencia pasamos al orden del obrar, es decir al orden
moral al cual se subordina toda la vida práctica del hombre, porque la prudencia versa sobre
lo que es bueno o malo para el mismo hombre. Por la prudencia se accede al orden político,
al orden jurídico, al orden militar, es decir a toda la vida práctica de la ciudad así como del
ciudadano. Por lo anteriormente expuesto, considero al gobierno que obra del 2003 a la fecha, un artesano respecto de la cultura política , racional y efectivo ,innovador e inclusivo
y la oposición, artista,racional (a veces no),representante de obras foráneas, que nada tienen que ver con nuestra ecúmene, con nuestra región.


“No hay cultura donde no hay principios de legalidad civil a que apelar. No hay cultura donde no hay acatamiento de ciertas últimas posiciones intelectuales a que referirse en la disputa. No hay cultura cuando no preside a las relaciones económicas un régimen de tráfico bajo el cual ampararse. No hay cultura donde las polémicas estéticas no reconocen la necesidad de justificar la obra de arte”.(O  y G)



ANDRES PEEBLES