domingo, 7 de noviembre de 2010

El fuego K




Que conclusiones sacaríamos con este planeo; Sabella  (antesBatista, Maradona) es quien elige a quienes tienen la responsabilidad de reprentar al país, si el, como el elector de nuestros representantes, ej. Higuain o Milito ? se equivoca ,los que eligen las autoridades de una  nación provincia o pueblo son los electores, es decir nosotros, nosotros somos los responsables de no saber elegir , por lo tanto la responsabilidad es nuestra. Dejemos de echarles la culpa a los demás que en su mayoría elegimos. Y seamos responsables, involucrémoslos de verdad, participemos, desde la tribuna es fácil y cómodo, tengamos responsabilidad cívica y democrática. La militancia se efectúa ,se efectiviza ,se manifiesta ,in situs, .Con el respeto y la aceptación de estas modernidades, fb, twitter ,blogers ,etc. No se trata de demonizar negando sus notables beneficios en otros aspectos, sino de profundizar en nuestra contemporaneidad, para advertir que todo lo que le ocurre a un sujeto es rápidamente subsumido a una supuesta identidad del ser: si una persona piensa en demasía en un proyecto , es de derecha izquierda o progre; si consume ; es peruca intelectual si experimenta los cambios de algunos gobernadores o ex gobernadores , “bipolares”, acomodaticios Notablemente, los sujetos ya no están representados por significantes rectores que los nominan en el espacio público, y que clásicamente señalan su lugar en lo social, sino por maneras de expresar su pensamiento, que en su mayoría es anónimo o poco probable de identificar y que, inusitadamente, se confiesan en el anonimato protector de INTERNET. No le parece que hoy tenemos la responsabilidad histórica de convertirnos en carbones depurados, pequeños, el que entiende algo de minería y  termoeléctrica podrá interpretarme mejor, para para mantener el fuego encendido (grande Galeano) y lograr mantener la usina de esto que es el Proyecto Nacional y Popular, que genera la energía de la igualdad y un mejor país? La caldera es el País, que no se apague ese fuego que hemos heredado, el fuego K.

 ANDRESPEEBLES