martes, 2 de agosto de 2011

Voto en Blanco (C.A.B.A)



Hoy leyendo las opiniones de lectores de Nación, corregí algunos párrafos y diseñe esta nota para debatir. Dadas como están las cosas, el voto en blanco, nulo e impugnable son votos inocentes, como el Quáker. No hacen bien ni mal. Pero para los que luchamos tanto por poder votar, entonces recuperar esta bendita democracia para el pueblo, nos resulta hasta un pecado hacerlo. El voto en blanco no hace más ganador al ganador, pero si hace más perdedor al perdedor. No obstante, si el voto en blanco el día de mañana sirviera para declarar "desierta" toda una elección, la cosa sería distinta. Obviamente deberíamos modificar la Ley Electoral.

Si el caudal de votos en blancos fuera la primera mayoría u otro porcentaje alto a definir, se entendería como un flagrante rechazo o repudio a los candidatos existentes, por cuanto (hipotéticamente hablando) los partidos deberían cambiar sus líderes. Esto forzaría sin duda alguna, el irrestricto cumplimiento de las internas partidarias, pues un candidato sin consenso estaría haciendo peligrar todo el comicio y cuanto menos pondría en jaque a su partido. Pero esto no existe.-

Hay que aclarar algo respecto del voto .Cuando dicen que Macri saco el 64,25 y Filmus el 35,75, que eso da 100%, es porque se cuenta únicamente a los que votaron por Macri y Filmus. O sea el Voto en blanco no se le da al ganador! por el simple hecho de que no cuenta en esa medición. Si se contara el voto en Blanco, el porcentaje total bajaría para ambos casos, aunque en este caso solo fue un 2.38, los impugnados se toman como de gente que directamente ni voto, el 70% de los electores votaron por Macri o Filmus, el resto fue en Blanco (da 72,38) o Impugnado (no se suma). O sea no le dieron el voto a Macri los que votaron en blanco, y se produce un porcentaje de 27,62 que se debería tomar en cuenta y legislar para que esta opinión tenga peso concreto sobre lo que quiere la ciudadanía. Es decir crear la opción para no elegir “no elegir” o votar en contra de.

Concluyendo, mientras no seamos conscientes de nuestro poder ciudadano y nos nos hagamos responsables de nuestras decisiones, difícilmente lleguemos lejos como sociedad. Más aun cuando los legisladores no modifican el sistema electoral respecto al voto en blanco.



ANDRES PEEBLES