domingo, 11 de diciembre de 2011

El obsecuente



Quedará claro quien apoya realmente al modelo de país y quiénes usan las consignas obsecuentes para servirse de él?

En la historia del Peronismo, son famosos los casos del Almirante Rojas, el más enfático y cruel perseguidor de peronistas luego de la Revolución del 55, había sido edecán de Eva y al cual el mismo gobierno había puesto al mando de la flota Si estaba en desacuerdo con las medidas de gobierno, no pidió su retiro, ni lo re-tiraron por sus críticas. Sé quedó ahí, escalando, hasta que pudo dar el zarpazo



Para la época de Twitter, Facebook, blogueros y demases de lenguaje imperialista, “yanqui-land izado”, es poco el interés por el significado de la palabra obsecuente.

Obcecado y consecuente van juntos en este término Obcecado es el que no reconoce la verdad.Concecuente es el que sigue algo en forma permanente y muchas de esas veces sin reconocer la realidad. El obsecuente no es un inocente. Es en una empresa, gremio-sindicato o partido político es aquel que está siempre de acuerdo con el superior, nunca acerca una idea, no diciente de absolutamente nada con lo que ve o siente ,que pudiera afectar a la entidad donde pertenece.

En política el obsecuente es aquel que ve al líder caminar hacia el precipicio y lo alienta a dar un paso al frente, elogiando el camino elegido. Quedándose en el borde, esperando otro a quien negociar su obsecuencia.

El obsecuente trabaja con una de las más grandes debilidades del ser humano; la vanidad, a raíz de otro vicio grande; la envidia, estos muy difíciles de combatir si no se tiene una gran entereza moral.

El que dice todo que si al superior, envidia su cargo, funciones o actitudes al no tener capacidad asiente, como no es adicto a la verdad, no tiene “coraje “de indicar que se hace algo equivocado.

El obsecuente es un traidor compulsivo, serial, hoy será obsecuente de quien tiene la sartén del mango .Mañana solapadamente volverá a su nuevo dueño a cumplir su vocación; LA OBSECUENCIA

Perón, cuando estaba en el poder, antes de la mal llamada Revolución Libertadora reconoció que estaba rodeado de alcahuetes Tuvo que soportarlos hasta el resto de sus días .Obsecuentes incapaces de ver el panorama futurista que veía el estadista, proyectando para el momento y el tiempo, conformándose arrimarse a la luz de los puestos y prebendas.

Eva Duarte tenía entre otras una cualidad; Detectaba “obsecuentes” “chupamedias” y “oportunistas”.

El defecto de Perón fue darse cuenta tarde de estas características muchos funcionarios. Los seres humanos le habían dado innumerables muestras de ingratitud cuando estuvieron a su lado. El pueblo simple el trabajador, el militante anónimo, él que agradecía tener un trabajo, vivienda, salud, pero jamás pensó en un cargo, ese era el sostén del peronismo

El ser humano en su gran mayoría no cambia, como el perro que aprende a comer huevos, difícilmente se le va la maña. Hoy los obsecuentes sobrevuelan al poder en ejercicio y el poder en expectativa. Van a aplaudir todo vitoreando algo que no entienden ni quieren comprender. Nunca advierten a los jefes partidarios o funcionarios .Acompañan hasta el cementerio, no entran .No tienen vocación de mártires.

Ahí están; en la puerta esperando a quienes puedan prestar sus servicios de obsecuente.

En tanto el país va hacia el 2015 .Tendrá que elegir que los obsecuentes queden de lado

Para muestra un botón (con ojal) que son los que sobran; El vice-presidente de la Nación mandato cumplido Julio Cobos y a nivel local (Rio Turbio) el ex intendente Martin Adolfo ( y algunos secretarios de su gabinete) Fueron obsecuentes al partido Justicialista siendo Radicales es decir era obvia la traición al modelo al pueblo y a ellos mismos .

Andrés Peebles