jueves, 21 de abril de 2011

JOVENES PRO ( ? )


Si se buscara una definición de juventud, la mayoría coincidiría en que se trata de una edad en la que prima la rebeldía, las ganas de cambiar el mundo, el enfrentamiento contra el status quo, etcétera. Así, en los últimos tiempos, surgieron grupos de jóvenes que siguen las ideas de Perón y Evita, otros que comparten las ideas de Marx o Trotsky, otros que luchan por los ideales del Che Guevara pero también hay jóvenes que acompañan las ideas de... Mauricio Macri.


No soy quién para decir que está mal creer en los ideales de una persona que fue procesada por contrabando agravado para estafar al estado argentino, o que dejó una deuda de más de 200 millones de pesos cuanto estuvo a cargo del Correo Argentino (previo despido de 10.000 trabajadores), o que está procesado por prestar su consentimiento para instalar en el gobierno de la Ciudad un aparato de inteligencia prohibido, o que creó una unidad para sacar de la calle a gente sin techo mediante feroces palizas.

Sin embargo me llama poderosamente la atención que una persona joven elija ofrecer su tiempo y esfuerzo en alcanzar logros que van en contra de los principios básicos que caracterizan a la juventud. Repito, no soy quién para decir que está mal, pero no puedo dejar de pensar en flagrante contradicción de un veinteañero a favor de las privatizaciones, del libre mercado, de las relaciones carnales con el imperio del norte, etcétera. No me entra en la cabeza.

No conozco a ningún joven PRO. Los malintencionados de siempre dirán que es porque hay muy pocos, pero más allá de la cantidad, con que haya uno solo alcanza para querer analizar su comportamiento. Me gustaría conversar humildemente con él para tratar de entenderlo y esto lo digo desde la más absoluta sinceridad.

Porque si me preguntaran como imagino a un joven PRO tendría que recurrir a percepciones que flotan en el imaginario popular, es decir, un muchacho de clase media-alta o alta, de padres profesionales, que vive en un barrio cerrado de zona norte o en Belgrano, que estudió siempre en colegios y universidades privadas, que juega al rugby o al tenis, que tiene una novia rubia y flaca y que quiere tener su empresa. Ojo, con esto no quiero decir que esté mal tener este tipo de vida, pero no puedo imaginarme otra cosa. Perdón por mi limitación mental.

Quizás mi imaginación esté influenciada también por lo que he visto al navegar en internet. Por ejemplo, en un blog del sitio del partido encontré un afiche del III Encuentro Provincial de Jóvenes PRO donde uno de los temas a tratar era “Estrategias de Marketing político para juventud”. Y otra cosa que encontré, en el mismo blog, es un post titulado “Referentes jóvenes PRO en USA”, en cuya foto de referencia (que también ilustra este texto) aparece Sole Martínez, presidente de Jóvenes PRO Nacional, posando sonriente junto a la bandera norteamericana. Como se dice por ahí, una imagen vale más que mil palabras.

Lo que no puedo hacer es dejar de preguntarme, si efectivamente existiera el joven PRO de mi imaginación, ¿dónde quedó la cepa de la rebelión? ¿Porqué no germinó la semilla del enfrentamiento natural contra el status quo? ¿Cuándo se diluyeron las ganas de cambiar el mundo?