viernes, 22 de abril de 2011

“LA NIEVE CONTIENE MUCHA CULTURA” (Zoncera N° 10)



Zoncera N° 10


Esta zoncera la recogió Sarmiento de Emerson y la hizo suya.

En los países donde nieva se piensa así, y se dice. En los que no tienen la suerte de

padecerla se piensa lo mismo aunque se dice menos, ahora. Pero persiste en el subconsciente.

Juan José González Arigós me contaba que en Estados Unidos, para borrar la peyorativa

imagen de "South America" cuando se habla de la Argentina lo más eficaz es exhibir fotografías de

Bariloche. Con nieve a la vista la actitud de los oyentes es otra, pues reconsideran los supuestos

basados en palmeras y bananeros.

Es curioso que a pesar de creer en la zoncera, Sarmiento se empeñó en perder cultura

ofreciendo las nieves de la Patagonia a los chilenos. Tal vez porque los onas —indígenas hoy sólo

sobrevivientes en la palabra de cuatro letras de las cruzadas, suerte que no comparten los alakaluf

y los yaganes, también extinguidos— eran más bien un argumento en contra de la cultura que

contiene la nieve.

Puedo pensar que los norteamericanos al adquirir Alaska, no fueron en busca de cultura,

máxime teniendo presente que se la compraban a los rusos que tampoco eran la cultura. (A pesar

de la nieve, pues como sabemos por la canción: "...Moscú está cubierto de nieve y los lobos

aúllan").

Alaska era un desierto como la Patagonia; un desierto nevado y sin embargo inculto. ¿O es

que la nieve de Alaska aporta cultura y no la de Tierra del Fuego?

Es muy posible que Emerson haya viajado a Florencia, después de dicha la zoncera, para

mejorar su cultura artística, y tal vez navegado por el Egeo visitando las ruinas del Partenón; y

luego, las Pirámides y los templos egipcios "que el sol calcina". Fechaba sus cartas en números

arábigos y veía la hora en números romanos y leía autores clásicos que en su vida se abrigaron

apenas con una sabanita. ¡Porque hubo esas culturas sin nieve, en que hasta los dioses vivían a la

intemperie, en templos abiertos a todos los rumbos!

A pesar de todo lo cual nuestro zonzo dirá tal vez como Emerson:

¡Ah, si la pampa estuviese cubierta de nieve como el Nueva York de invierno o como el

Moscú de la canción! ¡Cómo seríamos de cultos!

En julio de 1918 nevó intensamente en Buenos Aires. En lugar de aprovechar la

oportunidad para culturizarme, yo que estaba en el Colegio Nacional me subí las frazadas hasta la

cabeza y como el frío siguió varios días, me quedé libre. Evidentemente yo no estaba organizado

para la cultura y me perdí la oportunidad; si hubiera estado dispuesto para ser un niño modelo —

cosa que veremos más adelante— hubiera aprovechado la oportunidad para asistir a clase

justamente esos días que eran los cultos de "primera" y no de "segunda" como los habituales en un

país sin nieve.

Esta zoncera está en el filo de las que se refieren al espacio geográfico y las de

autodenigración, que vienen en el capítulo que sigue. El comprobar que éste es un país sin nieve,

lo que lo disminuye para la "intelligentzia", autorizaría su inclusión en este último capítulo. Pero

como su referencia es a lo geográfico —en cuanto a clima— se ha preferido incluir esta zoncera en

las que tratan del espacio, reservando para las autodenigratorias las que tratan el hombre y los

pueblos.

En el siglo XVIII Hume dijo: "Hay alguna razón para pensar que todas las naciones que

viven más allá de los círculos polares o entre los trópicos son inferiores al resto de su especie".

(Ensayo Of National Character, 1758). El Iluminismo y el Racionalismo europeo y el poder

momentáneo de esa Europa generaban la doctrina de los caracteres nacionales que serviría de

sustento filosófico y científico a su predominio sobre los pueblos atrasados. Ya en el Renacimiento

Jean Bodin había expresado esta idea de manera categórica: "Los más grandes imperios se han

propagado siempre hacia el Sur y casi nunca del Sur al Norte". Voltaire continúa esta tradición

35

climática europea al afirmar: "Cabe hacer sobre las naciones del Nuevo Mundo una reflexión que

no ha hecho el Padre Lafitau, y es que los pueblos alejados de los trópicos han sido siempre

invencibles, y que los pueblos más cercanos a los trópicos han estado sometidos a monarcas, casi

sin excepción". A su vez Montesquieu en su Espíritu de las Leyes declara solemnemente: "Esto se

comprueba en América: los imperios despóticos de México y Perú estaban próximos a la línea

ecuatorial y casi todos los pequeños pueblos libres estaban y están aún hacia los polos". (No

explica si los "pieles rojas", los onas o los araucanos representaban una cultura superior a la azteca

o al incario).

Poco cuesta comprobar que los griegos partían de un supuesto inverso, pues miraban de

Sur a Norte.

Así Aristóteles en Política, Libro VII, afirma "que los pueblos de clima frío de Europa tienen

brío (léase así: brío, no frío, porque esto es cierto) pero son de escasa inteligencia y de escasa

capacidad de organización. Los pueblos del Asia en cambio, son inteligentes y de ingenio, pero

carecen de empuje. Entre los dos, los griegos, por estar ubicados en una región intermedia por su

posición geográfica son a la vez briosos e inteligentes y viven en libertad y con buenos gobiernos".

Como se ve, Hume, Voltaire, y Bodin y también Montesquieu están en buena compañía.

Sólo que el Peripatético partiendo de un mismo determinante, la temperatura, afirma todo lo

contrario, con lo que el frío —o la nieve— es una contra para la cultura.1

Basta pues enfrentar griegos o romanos con nórdicos para percibir el macaneo de todas

estas doctrinas climáticas desde que "la civilización" de los países está vinculada a su momento

histórico respectivo, y no a una decisión de la naturaleza que haya establecido cuáles serán de

primera y cuáles de segunda o tercera.

1 En realidad el texto de Emerson está simplificado por Sarmiento. Lo que aquél dijo fue: "La civilización más elevada nunca ha tenido cariño por

las zonas calientes. En los lugares en que cae la nieve allí es donde suele haber libertad civil. Donde se dan los plátanos, el sistema animal está

abotarado e indolente a costa de las cualidades superiores, y el hombre es sensual y cruel".

Pero Emerson recuerda que es norteamericano y la variedad de climas de su país. Supongo que por eso agrega lo que sigue: "Pero

esta escala no es invariable. Puede haber alto grado de sentimiento moral que tenga a raya las influencias desfavorables del clima y algunos de

nuestros más excelsos ejemplos de hombres y razas provienen de las regiones ecuatoriales". (Obras completas, tomo VII, págs. 25 y 26, según la

cita de Antonello Gerbi en La disputa del Nuevo Mundo). Gerbi entre sus comentarios agrega que: "En cuanto a su América en particular, el

patriota Emerson encontraba que poseía una afortunada mezcla de ventajas, inclusive los ardores estivales del ecuador, propicios al genio y a los

pepinos (sic), aunque más tarde se lamentara de que no se supiesen reparar los estragos del clima por el vino como en Inglaterra, y por el whisky

como en Escocia, o por la cerveza como en Alemania. Gerbi comenta jocosamente: "La libertad, fiel amante del nevoso septentrión, a duras penas

se acomodará a vivir en los trópicos. No le gustan los plátanos, ni los pepinos. En el Norte, al menos, cuando se sentía débil se tonifi caba con

alguna buena copita".

De estas puerilidades repetidas a lo loro está constituida esa pedantería infusa que nuestra "intelligentzia" llama la cultura. Pero en Emerson,

norteamericano, y en los europeos, esas puerilidades constituían acicates para la creación en la misma medida en que acá servían para deprimir

sobre las propias posibilidades dejando una sola, la de ser una prolongación dependiente. Porque tomado Emerson en conjunto y no en la aislada

cita, éste actúa como profeta del destino de su país.

Su "trascendentalismo" es el que le hace dirigir a su compatriota un discurso a la manera del de Fitchte a la Nación Alemana que ha sido

considerado por los norteamericanos "our intellectual declaration of independence" aunque en realidad se trate, como dice Gerbi, visto hoy e

imparcialmente, de una "emulsión de oratoria mesiánica, de aca démico pedagogismo y de fe en una predestinación natural".

Emerson en su extraña mezcla de idealismo germánico, mitos orientales, etc., es radicalmente antihistórico, como Sarmiento con su supuesto

racionalismo, profesado proféticamente, a la manera de Emerson. Pero el signo de los dos es completamente opuesto. Así se lamenta Emerson

de que "todos los americanos educados, tarde o temprano, van a Europa. ¿No podremos extraer nunca esa tenia de Europa del cerebro de nuestros

compatriotas". Opone a Inglaterra abrumada de tradiciones feudales la frescura de la civilización norteamericana. Los libros mismos, símbolo

y encarnación de la doctrina heredada, son instrumentos peligrosos para Emerson, señala Gerbi citándolo: "Preferiré no ver nunca un libro que

sentirme desviado por su atracción fuera de mi órbita personal convir tiéndome de sistema en satélite".

Creyendo imitar a Emerson, Sarmiento y los suyos operan a la inversa. El modelo previene contra Europa y se apoya en la fe creadora

llevando al terreno intelectual la pragmática afirmación del "destino manifiesto" y lo ve sólo posible afirmándose sobre sí mismo y cuidándose de la

seducción europea.

Sarmiento hace lo contrario. Y los sarmientistas son los que constantemente nos repiten: "¡Garrá lo libro que no muerden!" y tratan de

encerrarnos en las bibliotecas para que construyamos el mundo que Europa quiere, a la medida de sus intereses, por desconocimiento de las

propias posibilidades creadoras.

Así, entre dos extremos tan opuestos del disparate —el del modelo y el del imitador que no entiende al modelo— aquél es positivo para

su país y este otro negativo para el suyo. Emerson cree que los libros muerden. ¡Y vaya si muerden!

De saberlo viene su ya citado: "Preferiré no ver nunca un libro que sentirme desviado por su atracción fuera de mi órbita personal,

convirtiéndome de sistema en satélite".

¡Anótenme ese tanto los que dicen que soy defensor del analfabe tismo! ¡Ahora resulta que soy emersoniano, como Sarmiento!

¡Qué los recontra...!, como dijo el gallego.

36

Nuestros ilustrados iluministas y románticos pudieron optar por el punto de vista de los

griegos. Pero fueron consecuentes con su actitud simiesca en cuanto a las doctrinas racistas y

climáticas que profesaba la parte de Europa que para ellos representaba la civilización, desde que

identificaban con civilización la de un espacio y de un solo momento de la historia. Pero si el

problema de la raza y la cultura inferior —lo que llamaban barbarie— se propusieron resolverlo

por la sustitución de los hombres y modos, no podían hacer lo mismo en cuanto a la geografía, de

dónde resultó, por la adopción de las teorías climáticas que estábamos indefectiblemente

condenados a ser un país de segunda en la medida en que la naturaleza había dispuesto las cosas

de una manera distinta —inferior para ellos— al modelo donde se daban las condiciones óptimas.

Ya hemos visto cómo se achicó el espacio para aproximarnos a la "civilización". Pero esto

no bastaba desde que no podían mover los trópicos y el círculo polar, ni cambiar nuestras

montañas, ni el régimen pluvial, o las erupciones volcánicas, ni nuestros ríos, por los del modelo,

ni suprimir las particularidades americanas restantes, ni incorporar las europeas faltantes. Nuestro

destino estaba limitado en la geografía, en cuanto no coincidía con las supersticiones científicas

que habían asimilado como verdades inconclusas y en las que se suponía el destino condicionado

por el clima.

De aquí también que limitaran la imaginación prohibiéndose concebir el país de otra

manera que conforme al modelo. Lo geográfico inmovilizaba el desenvolvimiento; tenía que

hacerse por los carriles ya establecidos en la civilización que intentaban reproducir, y así el

progreso sólo se podía dar como se dio en Europa y en las condiciones de Europa.

Antes he hablado de la extraordinaria imaginación de Sarmiento. Ved ahora a qué poca

cosa queda reducida cuando mira a la distancia, limitado por los prejuicios geográficos que

constituyen una de las bases de su pensamiento civilizador:

"Al Sur, desde el Río de la Plata a Magallanes, no tiene territorios por la opulencia y la variedad de

su vegetación, por la profundidad y utilidad de los ríos que desembocan en el Océano, que prometan ser

asiento de grandes y florecientes ciudades... No debemos, no hemos de ser nación marítima. Las costas del

Sur no valdrán nunca la pena de crear para ellas una marina... No. No hemos de ser nación marítima,

líbrenos Dios de ello y guardémonos nosotros de intentarlo... Las marinas son las manos de hierro con que las

grandes naciones, nadie más que ellas, extienden sus dominios a través de los mares... No salgamos de

nuestros ríos. La naturaleza nos ha indicado nuestros dominios acuáticos río adentro."

"Colonicemos río arriba: colonicemos alrededor de nuestras ciudades y no imaginemos El Dorado;

porque el país no vale la pena de correr los azares de una población lejana... Bahía Blanca será algún día algo,

aunque nada le ha impedido serlo en tres siglos que está colonizada". (En realidad, recién se empezó con

Rosas). "Pero no queremos ponerla en conservatorio creando marina para ir a recoger algunos huevos y

plumas de avestruces... Una cincuentena de guardiamarinas que serán luego pilotos lemanes de nuestros

ríos, con bastante saber para embelesar una coriza... Nada de mar, así que nos veamos libres de cuestiones

con los que en el Pacífico tienen hartos mares".

("El Nacional", 7 de julio de 1879).

Leed ahora la proclama de Napostá, que Juan Manuel de Rosas dirige a sus tropas al

terminar la Campaña del Desierto:

"... Las bellas regiones que se extienden hasta la Cordillera de los Andes y las costas que se

desenvuelven hasta el afamado Magallanes quedan abiertas para nuestros hijos."

¿Tenía Rosas más imaginación que Sarmiento? ¡No! ¡Qué iba a tener! Simplemente tenía

buen sentido, porque partía de no subalternizar lo propio y apoyarse en las realidades geográficas

y humanas y no en un falso cientificismo.2

2 Pero estas opiniones, la de Rivadavia y la de Rosas no son sólo un discenso criteriológico, como diría mi amigo Bustos Fierro. En 1879 cuando

Sarmiento escribe en "El Nacional" el párrafo que se cita, han transcurrido 46 años desde la expedición al desierto cuyas perspectivas ignora el

que ha pasado a la historia como un civilizador. En 1863 una columna, la comandada por el mayor Leandro Ibáñez, se desprendió hacia el sur

desde el campamento de Médano Redondo, pero la historia que se enseña no habla para nada de ello. Para algunos autores llegó hasta el

Estrecho de Magallanes. El ingeniero Pronsato en un trabajo al que me refiero más adelante, si bien cree que no llegó hasta el estrecho ha

comprobado personalmente que avanzó muy hacia el sur. Transcribo: "al realizar una excursión al nacimiento del arroyo Maquinchao, en las

estribaciones de la mesa de Somuncurá —abril de 1916— pude informarme por intermedio de baqueanos que en la zona existían tolderías de

indios descendientes de aquellos que en 1833 conocieron al mayor Leandro Ibáñez, jefe de la columna sur del ejército comandado por el general

Rosas". Agrega que según el diario de Garreton esa columna conquistó los bajos de Valcheta hasta Maquinchao, y luego como punta de lanza

37

Y sin embargo el sistema de la zoncera ha querido que Sarmiento, que contribuyó a

disminuir lo que era —el mal que aqueja a la Argentina es la extensión— y propugnó despreciar lo que

restaba, pasa por el conductor del progreso, en lugar de serlo quien conservó lo que restaba y abrió

el horizonte del futuro. Este, por el contrario, es según el sistema de las zonceras, el símbolo del

antiprogreso, porque la zoncera utiliza la expresión progreso como una abstracción conceptual,

válida contra el sentido común que es concreto y exige conservar lo que es, tierra y hombre, y

asegurar lo que todavía no está logrado. El visionario se mueve sobre la nebulosa de las ideologías

de moda; el hombre de estado se mueve sobre el piso firme de la realidad. Eso es todo y de ahí la

necesidad de la zoncera para robarnos el piso.

Y sin embargo Sarmiento tenía delante de sus ojos los Estados Unidos, que tanto admiraba,

que estaba realizando su "civilización" sin las limitaciones que las teorías climáticas imponen a las

posibilidades geográficas. Veía surgir California y Texas y Utah, Arizona y Colorado, en zonas que

están muy lejos de corresponderse con las exigencias climáticas que su visión europea de la

civilización le impone. Está viendo la técnica de Europa asimilada y traducida para crear en lo que

fue desierto, para transferir al Pacífico lo que es del Atlántico y al trópico lo que está en la nieve,

adecuándolo y creando nuevas modalidades o nuevas técnicas que ya no exijan las condiciones

europeas. Propone el modelo pero no ve la posibilidad de creación que éste enseña, pues se

aherroja en esas leyes inmutables que la superstición de lo europeo, como clima necesario de la

civilización determinan. Se cierra para imaginar lo impensable —tal vez esto de la electricidad, del

petróleo, del uranio— y al cerrarse cierra nuestro destino porque lo limita a lo pensable dentro de

las leyes que acepta como válidas. Cuando enuncia ese pequeño destino ¿qué sabe del carbón, del

hierro, del cobre, del azufre, de toda la riqueza potencial que está en ese país más allá de "nuestros

dominios acuáticos río adentro", de "nuestras propias ciudades"? ¡Pensar eso es imaginar

"Dorados"!

Basta con esto. En esta zoncera de que la nieve contiene mucha cultura, a contrario sensu están

contenidas las leyes de nuestra limitación dada por la geografía adversa que es adversa sólo

porque no es europea. Vendrán paralelamente las doctrinas económicas destinadas a

condicionarnos como nación dependiente. Ya veremos cómo estas zonceras y las denigratorias

cuartean aquéllas, para que seamos sólo lo que podamos hacer en el limitado espacio geográfico

que se parece a Europa, y donde ella puede copiarse sin intentar nada propio y creador aunque

más no sea por la simple adecuación de la técnica o por la creación de técnicas nuevas.

Aparentemente esto de que la nieve contiene mucha cultura es una zoncera intrascendente,

pero si la articuláis con todas las zonceras paralelas que llevan a la subestimación de lo propio

habréis comprendido su significación en conjunto y su resultado que es crear una mentalidad

asentada en el supuesto de la propia inferioridad. Así nuestros teóricos de la civilización hacen

todo lo contrario de la civilización que aspiran a reproducir, porque al aceptar como leyes

definitivas aquellas en que está fundada su superioridad como producto de sus propias

condiciones, acepta la inferioridad nuestra, hija de nuestras condiciones, en cuanto distintas a las

que se entendían por óptimas para el desarrollo de la civilización.

Estas son cosas que ya no se pueden discutir seriamente y nadie se atrevería hoy a

enunciarla como doctrina. Pero están metidas en el substrato de nuestra "intelligentzia" y van

implícitas en cada una de las puerilidades que se siguen sembrando por el aparato de la

"pedagogía colonialista". Y si no, pregúntese usted mismo, si no se siente más hijo de la cultura,

con un gorro de astracán, si pertenece a la izquierda, o con un stetson londinense, si a la derecha,

que cuando se cubre con un amplio sombrero de paja mejor avenido con nuestro clima de

proyectó su acción ofensiva cruzando Somuncurá, sierras de Telsen y las altas mesetas de la margen izquierda del Río Chubut". Más adelante

dice: "en una de las tolderías se podía ver, colgada de los cueros endurecidos de la vivienda, una lanza tacuara con banderola punzó. Según el

baquiano que nos acompañaba, era común en otras tolderías esta lanza con banderola punzó, y hasta algunas efigies del general Rosas".

Recuerda aquí que "uno de los pactos de Rosas con el cacique Casimiro, jefe de los Tehuelches, fue el compromiso de éstos para vigilar la costa

del litoral atlántico y los boquetes andinos del sur".

Lo que no impedirá que siguiendo la técnica de las zonceras Rosas tenga la culpa del retraso de la Patagonia y no Sarmiento el

civilizador que la imaginó sin destino y la pensó chilena.

38

segunda.

El objetivo de la zoncera no es desde luego atribuir a la nieve en sí actividades culturales. Es

mostrar una inevitable incapacidad generada en la temperatura como ambiente determinante de la

alternativa de "civilización o barbarie".



*Arturo Jaureche (Zonceras Argentinas)