lunes, 18 de junio de 2012

Lo que quedó tras el negocio que hizo Repsol

Lo que quedó tras el negocio que hizo Repsol

El documento detalla cómo los españoles vendieron activos de YPF y depredaron sus recursos remitiendo al exterior utilidades record, que luego usaron para apuntalar la expansión internacional de la propia Repsol.El ministro de Planificación, Julio De Vido, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof, difundieron ayer los resultados de la investigación que llevaron adelante como interventores de YPF desde el pasado 16 de abril, cuando el Estado tomó el control de la compañía. El documento aporta evidencia con el objetivo de demostrar la supuesta estrategia de depredación, desinversión y desabastecimiento que el Grupo Repsol desplegó mientras estuvo al frente de la petrolera argentina. “Era una vaca lechera a la que iban a ordeñar hasta la muerte”, sostuvo Kicillof al detallar cómo los españoles vendieron activos de YPF y depredaron sus recursos remitiendo al exterior utilidades record que luego utilizaron para apuntalar la expansión internacional de la propia Repsol. Los funcionarios, que ayer dieron por terminada su tarea en la empresa pues el lunes se elegirá un nuevo directorio, afirmaron que para la realización del informe contaron con la colaboración de trabajadores de YPF que antes tenían miedo de relatar lo que estaba ocurriendo. Además, difundieron informes confidenciales de la gestión anterior.
Remate de activos
El informe detalla que cuando Repsol tomó el control de YPF en 1999, la petrolera argentina tenía activos en Estados Unidos, Indonesia, Rusia, Venezuela, Colombia, Guyana, Ecuador, Brasil, Perú y Bolivia. Lo primero que hicieron los españoles fue venderle a Apache la participación en la estadounidense Crescendo Resources, firma a través de la cual la petrolera argentina operaba en Texas y Oklahoma. De ese modo, se hicieron de liquidez para acelerar la cancelación de la deuda que habían tomado para adquirir la propia YPF. A partir de 2000, Repsol inició además un proceso de transferencia del resto de los activos internacionales en cabeza de YPF a alguna de sus otras subsidiarias. La venta de todas las firmas aportó 3063,5 millones de dólares que luego fueron girados a Repsol como dividendos extraordinarios. De este modo, destaca el informe, Repsol no sólo aprovechó su posición en YPF para quedarse con activos estratégicos sino que, además, los fondos que ingresaron producto de estas ventas también terminaron en manos del grupo. “Nos jibarizaron la empresa”, resumió ayer Kicillof.
Falta la inversión
La intervención informó que trabajadores de YPF detallaron cómo a partir de 2004 algunos campos maduros de producción significativa comenzaron a mostrar los efectos de la falta de inversión y mantenimiento en instalaciones de superficie y pozos. Entre los yacimientos perjudicados se menciona Vizcacheras, Barrancas y La Ventana en Mendoza, Señal Picada-Punta Barda, Chihuido de la Sierra Negra en Neuquén/Río Negro, Los Perales en Santa Cruz y otros pozos de la cuenca del Golfo San Jorge. Kicillof aseguró ayer que se detectó una gran diferencia entre las necesidades de inversión manifestadas en el Plan Estratégico y lo realmente ejecutado. Por ejemplo, en Barrancas, La Ventana, Vizcacheras y Señal Picada-Punta Barda, los españoles invirtieron en 2009 un 81 por ciento menos de lo estimado como necesario por ellos mismos en su Plan Estratégico y en 2010 un 64 por ciento menos.
Además, la intervención destacó que el año pasado Repsol evaluó el estado de todos los tanques y ductos de los yacimientos de YPF. El relevamiento arrojó que 254 tanques se encontraban en estado crítico y 625 en estado semicrítico sobre un total de 2042 tanques. En el caso de los ductos, 412,8 km sobre 961 km también estaban en una situación crítica (cerca del 50 por ciento). Pese a ello, las inversiones aprobadas fueron un 50 por ciento inferiores a lo requerido.
Kicillof recordó también que la desinversión se evidenció en la evolución de los pozos exploratorios. Entre 1993 y 1998, el año anterior a que Repsol se quedara con la compañía, el promedio de pozos explorados por YPF fue de 77 por año. Entre 1999 y 2004 el promedio se redujo a 26 por ciento, un 70 por ciento menos, y entre 2005 y 2010 la exploración bajó a 13 pozos perforados por año, un 84 por ciento menos respecto del período 1993-1998. Recién el año pasado la actividad registró un pequeño repunte con 24 pozos, aunque igual quedó muy por debajo del promedio histórico. “El negocio petrolero se hace para abajo, no construyendo torres en Puerto Madero”, afirmó el viceministro de Economía.
Depredación de recursos
La intervención explicó que durante la gestión de Repsol no sólo disminuyeron los pozos de exploración sino también la utilización de técnicas de recuperación más costosas que permiten extender la vida útil de los pozos ya descubiertos. En un principio, los pozos de crudo producen de manera natural debido a la presión del yacimiento. A medida que esa energía disminuye se utilizan técnicas de bombeo artificial para extraer el recurso. Uno de los métodos más utilizados en el país es el bombeo mecánico con las famosas “cigüeñas”, pero cuando eso tampoco es suficiente se realizan otros pozos alrededor del pozo productor para inyectar agua y “empujar” el crudo hacia la superficie. En el área Manantiales Behr de Chubut, por ejemplo, a fines de 1999 había 187 pozos productores y 25 inyectores, mientras que a fines de 2011 los productores habían trepado a 473 y los inyectores a sólo 59. Eso evidencia que los españoles preferían abandonar los pozos ya maduros antes de invertir en técnicas de inyección capaces de optimizar su explotación.
Impacto ambiental
La falta de inversión no sólo tuvo como consecuencia la caída de la producción y las reservas sino también un creciente costo ambiental. En el informe de la intervención se detalló que el índice de frecuencia de derrames de petróleo, utilizado desde 2006, evidenció hasta 2008 una tendencia decreciente, pero luego la situación se revirtió y en 2010 y 2011 hubo un incremento significativo con más de 4500 derrames por año. La causa principal identificada es la rotura de caños que se encontraban en mal estado por falta de mantenimiento. La consecuencia fue un aumento de las tierras contaminadas con hidrocarburos, de las cuales sólo un pequeño porcentaje fue sometido al tratamiento de recuperación (entre 3 y 12 por ciento, según el año). “No trataron el suelo porque para ellos eso era plata tirada, porque el medio ambiente es nuestro”, sostuvo Kicillof.
Ganancias extraordinarias
El proceso de desinversión a nivel local derivó en utilidades record que luego se remitieron al exterior. En el informe se remarca una vez más que entre 1999 y 2011 YPF obtuvo ganancias por 16.450 millones de dólares y en el mismo período giró al exterior dividendos por 13.246 millones de dólares. Repsol utilizó esos recursos y la compra de activos de la propia YPF para favorecer su expansión internacional a costa de la petrolera local, que al mismo tiempo fue reduciendo su radio de acción a la Argentina.
Estrategia de precios
Pese a obtener ganancias extraordinarias en el país, Repsol decidió girar sus utilidades al exterior para invertir en otras regiones. “El problema es que el Grupo Repsol comparaba estas ganancias con otras oportunidades de negocio que, a los precios imperantes en el mercado mundial, resultaban aún más rentables y, por tanto, desatendió las actividades de exploración y producción locales”, dice el informe. No obstante, los españoles especulaban con la posibilidad de que en un futuro cercano los precios internos subieran, justamente por la presión ejercida por la creciente importación. “La convergencia entre precios internos y precios internacionales del petróleo y del gas se completaría en el año 2014”, pusieron en un informe confidencial que ayer divulgó la intervención.
El informe constituye un duro alegato contra la gestión de los españoles en YPF, pero también compromete a las autoridades que debían controlar a la empresa. De Vido y Kicillof buscaron ayer preservarse de esas críticas al afirmar que el Gobierno no estaba al tanto de muchas de las maniobras a través de las cuales se consumó el supuesto vaciamiento y otras no pudo frenarlas. Además, remarcaron que la compañía tiene potencial para revertir su situación actual
 Por Fernando Krakowiak