lunes, 11 de junio de 2012


 


Como una muestra sarcástica y trágica de la bancarrota moral del país y de la desvergüenza generalizada, se presenta usted postulando su candidatura a la Presidencia de la Nación y reclamando el voto de los argentinos. Lo hace con su conciencia entenebrecida y con sus manos todavía empapadas en la sangre de los Mártires de Junio: de mi padre, el General de División JUAN JOSÉ VALLE; de muchos de otros camaradas suyos; de los asesinados por la espalda en los basurales de José León Suárez; lo hace cuando aún no se han secado las lágrimas de las viudas, de las madres, de los hijos, de los hermanos, de esos patriotas que Vs. Fusiló y asesinó porque querían, con pasión argentina, alma limpia y mirada visionaria, evitarle a nuestra Patria –por la aberración, también la suya- el grado de humillación, de caos y de vergüenza en que ha sido sumida por Vd. Y por los que vinieron detrás suyo en complicidad prestablecida. Sobre su conciencia de Caín pesa esa sangre de patriotas y esa humillación a la República; lo mismo que pesa el hambre, la miseria y el desamparo de millones de argentinos.
Una “Ley de Amnistía” tramposa lo salvó a Vs. de purgar esos delitos, porque estableció arbitrariamente que ni siquiera podría acusarse, ni abrirse proceso, ni formularse denuncias. Pero si Ud. Escapó de ese modo a los Tribunales de Justicia, ha sido condenado, en cambio, inapelablemente en la conciencia insobornable y en el corazón de millones de argentinos.
Se presenta Vd. Ahora como Paladín de la Paz, mediante publicidad millonaria que el Pueblo sabe quien paga (Bemberg Segba, Bunge y Born, etc) Y yo digo que la paz que Vd. promete no es otra Paz de los Sepulcros. Que el “orden” que Vd. Puede asegurar es el “orden” que aseguran los tiranos. POR EL TERROR Y EL CRÍMEN. Que la “legalidad” que Vd. Promete es la que de un plumazo DERRIBÓ LA CONSTITUCIÓN, creó los tribunales de guerra y las comisiones especiales; implantó y aplicó fríamente la PENA DE MUERTE, prohibida por la Constitución, y FUSILÓ SIN JUICIOS PERVIO NI SUMARIO. La “legalidad” que Vd. promete es la que Vd. inauguró y que sigue imperando: la de los decretos leyes 4161; 2713; etc; para amordazar al Pueblo; la de la proscripción cívica de millones de argentinos; la que limita y niega derechos a los humildes y anula elecciones cuando sus resultados son adversos a sus intereses; la “legalidad”, en fin, del embudo al servicio del privilegio y en perjuicio del Pueblo. Vd. continuará la traición que Vd. mismo inició y que no ha cambiado, que consiste que por un mismo hecho se fusile a sus autores si son verdaderos patriotas que luchan por la liberación y por el Pueblo; o se los mande a sus casas y se les imponga penas leves y simbólicas si sus “rencillas” responden a otras causas. Esto es lo que le espera al país y a los argentinos –en especial a los humildes- si Vd. vuelve. POR ESO NO PUEDE VOLVER, por poderosas que sean las fuerzas antipopulares y antinacionales que lo apoyan. Porque no se han secado todavía ni la sangre de sus víctimas ni las lágrimas de sus familiares. PORQUE EN CADA CEMENTERIO HAY UNA TUEMBA DE UN ARGENTINO ABIERTA POR SUS MANOS. Y aunque una vez más le haya sido velada al Pueblo la libertad de expresarse, elegirá cualquier camino menos el suyo. Porque ya sabe que el suyo es un camino tenebroso de sangre, de humillación y de dolor. Porque ya sabe que solo la antipatria y el odio podrán poner en las urnas su boleta. El pueblo no lo hará, y UD. NO VOLVERÁ JAMÁS A ENSANGRENTAR ESTA TIERRA.

JUNIO DE 1963.
SUSANA VALLE

http://graljuanjosevalle.blogspot.com.ar/