lunes, 7 de noviembre de 2011

Calle 13 y un ejemplo a seguir

                













No es la típica banda de reggaeton y tampoco se la puede catalogar dentro de ese género más allá de ciertos temas que poseen esos ritmos.


La gran diferencia de Calle 13 a la hora de catalogarla dentro de la musicología latinoamericana son sus letras.

Desde su prosa, “El Residente” marca la pauta de un compromiso social y político con el pueblo latinoamericano.

En estos momentos la banda puertorriqueña Calle 13 se encuentra en nuestro país realizando diferentes presentaciones y show, entre los que se destacan su presencia en el Personal Fest, compartiendo cartel con las reconocidas bandas The Strokes e INXS.

Pero lo que la llevó a los titulares no fue su música precisamente. La decisión de Calle 13 de cancelar su concierto programado para el 3 de noviembre en Comodoro Rivadavia tuvo una resonancia casi inusitada.

Lo que llamó la atención y cautivó la adhesión de miles de fans de la banda fue que la agrupación consideró que los precios de las entradas eran demasiados altos para lo que habían arreglado previamente con los promotores. Los miembros de Calle 13 decidieron posponer el concierto programado cuando se enteraron de que los precios de la boletería para dicho concierto estaban a $500 pesos.

René Pérez, “El Residente”, hizo pública la indignación de su agrupación en las redes sociales, como así también la de los miembros de su equipo de trabajo, y se disculpó con sus seguidores asegurando que Calle 13 no tiene problema "con tocar hasta de gratis, pero esto no se puede permitir".

El comunicado oficial de la banda fue el siguiente.

“Debido al alto precio de los boletos para el show en Comodoro sin el consentimiento nuestro, decidimos mover la fecha hasta que bajen los precios. Es la única manera en que los promotores nos respeten como artistas y a ustedes como pueblo. Viajamos por tierra para que las cenizas no cancelaran el concierto. Llevábamos 16h de viaje cuando nos enteramos del alto costo de los boletos. Por tal razón me disculpo con la gente linda de Comodoro. No tenemos problemas con tocar hasta de gratis, pero esto no se puede permitir!”

Todo un mensaje de apoyo a la gente de Comodoro Rivadavia, lamentablemente acostumbrada a este tipo de abusos, ya que los altos sueldos de la actividad petrolera y sus afines motorizan una estandarización de los precios de las cosas muy por arriba de lo habitual.

La noble actitud de Calle 13 sienta un más que interesante antecedente, ya que seguramente la cancelación de este concierto tendrá un impacto tanto en los organizadores de conciertos como en los consumidores, que ojala en el futuro tengan algún tipo de reacción ante semejante atropello del empresariado vinculado con la organización de este tipo de espectáculos, que descaradamente vio florecer su patrimonio durante la gestión de Das Neves, al traer artistas de talla internacional, pero cobrando entradas desorbitantes y muy por encima de la media de lo que se suele pagar en este tipo de espectáculos en el mundo.

Calle 13 dijo no, ahora depende de nosotros.

Fuente:   http://www.prensa3m.com/_sociedad_cultura_p3m/calle_13_ejemplo_seguir.html