sábado, 4 de agosto de 2012

Los prestamos del Central al Tesoro




 Terminado el pago del Boden nacido de la notable cabeza del compañero Duhalde , y dado que el crecimiento económico a informarse será seguramente menor al 3,26% gatillo , el año 2013 se presenta con menores compromisos de pagos externos en dólares y entonces con mayor capacidad de desplegar políticas domésticas que favorezcan el empleo formal y el consumo como las que le gustan al compañero Bossio, sin ir más lejos.  

La importancia del pago del Boden en este sentido es notable , y explica el festejo loco del compañero Adelmo, otro que sin ser Artemio, carga en su mochila la que Jorgito La Ferla denomina "oscura venganza del destino lacaniano" de quienes nos llamamos como no debiéramos haberlo hecho nunca, si es que de acortar los años de terapia se trataba. Ps.

En el discurso de la presidente en la Bolsa,  CFK ratificó varios lineamientos que desde hace tiempo venimos remarcando que hacen al manejo financiero, comercial y fiscal. El gobierno tiene muy en claro que un eje de la política económica es bajar el peso de la deuda en términos del PBI. Por lo pronto, esto implica que se van a respetar los compromisos de deuda y no se va a volver al mercado de crédito internacional. Puede ser un ejemplo más de la fábula “el zorro y las uvas”, pero lo cierto es que el gobierno eligió otro camino.

Con la cancelación del Boden 2012 los vencimientos de deuda son muy manejables en los próximos años. En 2013 sólo se necesitan US$ 4.600 millones para el pago de deuda en dólares, suponiendo que la economía crece en torno de 3% este año (y no gatilla el pago del cupón de PBI el año próximo).

En este marco, el control del comercio exterior es la herramienta elegida para asegurar el balance de la caja en dólares. De hecho, a julio se habría acumulado un saldo de US$ 8.300 M (+29%) lo que demuestra que el cerrojo a las importaciones sigue siendo intenso. Si bien una mayor generación de dólares es un dato positivo, seguimos remarcando que el estrangulamiento excesivo termina siendo demasiado costoso en términos de actividad económica.

Por último, el dato de la recaudación de Julio (+28%) también fue alentador ya que representa un importante repunte respecto de los dos meses previos (+21%). En el primer semestre del año el gasto primario creció 32% y la recaudación 25%. 

De esta forma, se cerró la primera mitad del año con un superávit primario (antes del pago de intereses) de $ 4.900 M y un déficit financiero de $ 10.600 M.

Para financiar este rojo, a diferencia de otros años, el gobierno recurrió a la emisión monetaria a través de los adelantos transitorios (aproximadamente $ 8.350 M). De hecho, con un stock de adelantos del Central de $ 75.500 M a fines del primer semestre, el gobierno habría utilizado plenamente el límite previo a la reforma de la carta orgánica realizada en marzo pasado.