domingo, 17 de julio de 2011

Chile: La derecha apura privatizaciones porque huele derrotas electorales



Caída estrepitosa de 24 puntos asusta al gobierno que apura tranco privatizador. Si ello fracasa la derecha estaría dispuesta a dar paso franco a grupos sediciosos repitiendo 'experiencias de 1973”.

CON LA DEMOCRACIA recuperada luego de tantos años de dolor, llanto, persecuciones y luchas, se esperaba que los asesinos y torturadores, los sediciosos y totalitarios, recorrerían uno de estos dos caminos: retirarse a los cuarteles de invierno en sus propios hogares o, simplemente, echar sus huesos en un calabozo. No ocurrió ni lo uno ni lo otro. Por el contrario, las nuevas autoridades les ofrecieron no sólo libertad y tranquilidad sino, también, puestos de trabajo en la ‘nueva época de la Historia de Chile’.

Fue así que muchos de los antiguos golpistas encontraron nichos perfectos para continuar inyectando odios y divisionismos en la sociedad chilena, bajo el amparo de un bloque político –la Concertación- que captó rápidamente cuán beneficioso sería para los partidos que lo integraban asociarse económica e incluso administrativamente a los antiguos adversarios.

La derecha pinochetista también entendió que era preferible –para asegurar e incrementar sus intereses- permitir el acceso de sus mayordomos a La Moneda, pues estos jamás efectuarían actos contrarios a las demandas de Casa Piedra, el FMI, EEUU y la Escuela Militar. Por ello, durante los 20 años de gobiernos concertacionistas la derecha se mantuvo quieta, satisfecha y “participativa” en esta seudo democracia abotonada con un sistema binominal que también asegura a los expoliadores vigilar y mantener sus apropiaciones ilegítimas.

Insisto, fue precisamente por lo ya comentado que en estos 20 años no surgió ningún grupúsculo fascista-sedicioso proponiendo “borrar a los marxistas de la faz de la tierra”. ¿Para qué si no solamente los marxistas estaban fuera de la Concertación gobernante, y esta se comportaba de manera magnífica como excelente mayordomo o ‘Perkins’ del empresariado criollo y transnacional? Durante esos 20 años de administración compartida, o de cohabitación Concerta/Alianza, la derecha supo que no requería de nuevos Roberto Viaux Marambio, Pablo Rodríguez, Rafael Cumsille, Víctor García Garzena, Patricio Aylwin, Andrés Zaldívar ni René Silva Espejo. Además, algunos de los viejos tercios sediciosos y golpistas –como Aylwin y Zaldívar- estaban dentro del palacio, cuidando esmeradamente los intereses del cardumen expoliador empresarial y militar. Y aún más, uno de ellos (Aylwin) tomaba asiento en el sillón de O’Higgins. ¿Para qué preocuparse si, también, el empresariado ganaba dinero a manos llenas y los recursos del país se rifaban a bajo precio?

Según el prisma fundamentalista de la UDI y de RN, en tiempos de Frei Montalva fue necesario realizar un potente llamado de atención a los democristianos que seguían ejecutando “la vía chilena al desarrollo!” y una tibia reforma agraria. Para eso recurrieron al golpista general Roberto Viaux Marambio, quien años después estuvo involucrado en el vil asesinato del general René Schneider. Y cuando en septiembre de 1970 triunfó electoral, constitucional y democráticamente Salvador Allende, la derecha abrió puertas al fascismo de Pablo Rodríguez y de su grupo delictual “Patria y Libertad”, el que fue avituallado en varias oportunidades por oficiales del ejército, la FACH, Armada y Carabineros.

Hoy gobierna la derecha. Hoy gobierna uno de los empresarios más millonario del país. Pero hoy, también y como hacía tiempo no sucedía, la gente, el pueblo, se ha puesto de pie para evitar que esos depredadores -talibanes del neoliberalismo- estraguen completamente nuestro territorio, reduciéndolo a una simple bodega de acopio y distribución de mercaderías. Y como el pueblo adueñado de las calles es peligroso para los saqueadores antichilenos, ya que es posible (sólo ‘posible’) que en algún momento se produzca una especie de “impeachment” a Piñera (como los brasileños le hicieron a Collor de Mello), y es también más que probable que RN y UDI no vuelvan a ser gobierno hasta dentro de un par de décadas, la derecha entonces apura el tranco de las privatizaciones y parece dispuesta a analizar la posibilidad de abrir otra vez las puertas a nuevos grupos fascistas y sediciosos como lo hizo antaño, dispuestos a tomarse el país con el argumento de que es necesario un “estado de emergencia” que permita sacar milicaje armado a las calles, prohibir la libre circulación de personas y de prensa, cerrar partidos políticos, controlar y sancionar redes sociales, ‘congelar’ el Congreso y ‘limpiar’ la testera de los Tribunales de Justicia para instalar allí a payasos propios.

De ahí en más, adiós seudo democracia….pero, también, de ahí en más, la lucha por la soberanía popular, la igualdad, la fraternidad y la democracia verdadera, deberá ser distinta. Ante ese escenario, ¿estaría dispuesta la ‘izquierda dirigencial concertacionista’ a sumarse a las filas de los luchadores por la libertad o, como lo hizo hace 38 años, elegiría el exilio europeo y la rendición sin batalla?



Arturo Alejandro Muñoz en Kaos en la Red