viernes, 12 de agosto de 2016

La economía de Argentina - Está frío afuera



Una batalla sobre facturas de servicios públicos es primera gran crisis de Mauricio Macri.Las partes más pobladas de Argentina están sofocando en verano y escalofriante en invierno. La familia Kirchner, que gobernó durante una docena de años, hasta 2015, mantuvo el costo de la comodidad baja. Un gobierno anterior había fijado el precio de la electricidad y el gas natural en 2002 para ayudar a la economía de una recesión; los Kirchner apenas se la llevaron. Como resultado, los argentinos pagan una fracción de lo que hacen sus vecinos para la energía

(véase el gráfico).



Sin embargo, han pagado en otras formas. Subsidios a la energía pasaron de 1,5% del gasto público en 2005 a 12,3% en 2014. En parte debido a tanta generosidad, el déficit presupuestario era un preocupante 5,4% del PIB el año pasado. Dado que la energía es barata, los consumidores utilizan con abandono; servicios públicos carecen de dinero en efectivo para la inversión. Apagones de verano puede durar horas. Mauricio Macri, que sucedió a Cristina Fernández de Kirchner como presidente en diciembre, dijo que la crisis de la energía era la más compleja de las "muchas bombas" que había dejado para él. Reducción del riesgo de que está demostrando ser peligroso.
Poco después de Macri asumió el cargo el ministro de Energía, Juan José Aranguren, dijo que iba a picar el costo del subsidio $ 16 mil millones en la mitad. Las tarifas de gas se cuadruplicará para la mayoría de los consumidores; los de la electricidad aumentaría por seis. Las facturas más altas cayeron en los buzones de los consumidores en junio, durante el otoño más frío de Argentina en 60 años. Una reacción violenta siguió. Protestas, llamados cacerolazos ruidazos, se llevó a cabo en todo el país el 4 de agosto. Unos días más tarde miles de pot-salchichas marcharon a la Casa Rosada, el palacio presidencial. Dos tribunales han bloqueado las subidas de tarifas. La decisión final corresponde ahora a la Corte Suprema.
El gobierno no puede permitirse el lujo de perder. Los aumentos de precios son una parte vital del plan de Macri para restablecer la confianza en una economía debilitada por años de gasto imprudente, precio autodestructiva y controles reglamentarios, y el nacionalismo económico. Comenzó su presidencia, al permitir que el peso se devalúa, la eliminación de los impuestos a las exportaciones de alimentos y llegar a un acuerdo con los tenedores de deuda en la que Argentina había incumplido.
Como era de esperar, el remedio ha sido doloroso. Caída del peso empujó la tasa de inflación a más del 30%, incluso antes de facturas de servicios públicos subieron. El crecimiento, el empleo privado y fabricación han caído desde que el señor Macri llegó al cargo. El FMI prevé que la economía se contraiga un 1,5% este año. El acuerdo de Argentina con los tenedores de bonos aún tiene que disparar el aumento de la inversión extranjera que el presidente prometió que seguiría.
torpe manejo del gobierno de los aumentos de precios hizo que el contragolpe peor. Alfonso Prat-Gay, el ministro de Finanzas, con ligereza las desestimó como "el costo de dos pizzas". Macri echó en cara glotones energéticos. "Si estás en una camiseta y los pies descalzos alrededor de la casa, que está usando demasiado", dio una conferencia. En Twitter, los argentinos indignados publicados videos de ellos mismos escuchar su discurso vestido para condiciones árticas.
El gobierno ha tratado de aplacar a los votantes sin abandonar sus políticas. "Nos hemos equivocado", admitió el ministro del Interior, Rogelio Frigerio. Un presidente escarmentado instalado un tanque de agua caliente con energía solar en el techo de la Quinta de Olivos, su residencia oficial. "Estoy en una campaña para ahorrar energía", bromeó durante una visita a la Casa Rosada por el presidente de México, Enrique Peña Nieto. "Si tienes frío, ya sabes por qué." El 7 de junio, el gobierno dijo que limitar la subida de los precios del gas y aumentar la cantidad de electricidad vendida a precios preferenciales a los pequeños consumidores en algunas provincias.
Macri tiene reservorios de la fuerza política y la buena voluntad popular para dibujar. Aunque los argentinos están enojados, más aún culpar a los Kirchner por su dificultad. Las acusaciones de corrupción han debilitado Fernández como fuerza política. Una nueva generación de políticos está compitiendo para ser el próximo candidato presidencial de su partido peronista, lo que debilita su capacidad para proporcionar oposición al gobierno.
Pero la luna de miel del Sr. Macri está llegando a su fin (véase el gráfico). Con las elecciones legislativas previsto para octubre de 2017, "el gobierno tiene que mostrar algunos resultados económicos del primer trimestre del próximo año", sostiene Juan Cruz Díaz de Cefeidas Group, una firma de asesoría. El FMI cree que la economía se recuperará en 2017; se prevé un crecimiento del 2,8%.






La disputa sobre los aranceles podría frenar la recuperación. Los tribunales orden judicial contra la subida de precios ha sacudido la confianza de los inversores extranjeros en el sistema legal. Nadie está seguro de si el Tribunal Supremo se revertirla. Dos de sus cinco jueces fueron nombrados recientemente (por Macri), que toma la decisión difícil de predecir, dice el Sr. Díaz. Hasta que se actúa, las empresas seguirán haciendo frente a la amenaza de cortes de energía de salida de alteración.
Macri tiene más remedio que esperar que las reglas del Tribunal Supremo en su favor, persisten con la subida de los precios y pagar el costo político. "Para encontrar las tarifas tanto lo suficientemente atractivas para la inversión y aceptables para la sociedad, sin que ello afecte a la inflación no es posible en el corto plazo", dice Carlos Marcelo Belloni del IAE Business School en Buenos Aires. Al igual que los consumidores de frío, Macri está a la espera para el tiempo balmier.
Aug 13ª el año 2016 | BUENOS AIRES |