domingo, 22 de noviembre de 2015

En todos estos años… (Par de PERONISTAS J.B.)



En todos estos años nunca vi a ningún político opositor, ni a ningún opositor amateur, quejarse por las cosas en las que realmente fallamos. Por ejemplo, no tuvimos una política de democratización gremial real. Los sindicatos y los gremios tendrían que ser una herramienta para que los trabajadores tengan acceso a trabajo digno y en blanco. No remodelamos el estado ni las metodologías banco mundialistas con las que nos relacionamos con el pueblo. El capital inicial, por ejemplo, sigue siendo el escollo más grande a la hora de emprender una actividad. También es una calamidad el sistema impositivo mil veces emparchado, el IVA al 21%, la ininteligibilidad general de todo el asunto, las rentas que aún faltan grabar, las herencias, las minas; los hidrocarburos, la pesca  etc. Faltan adecuadas leyes antimonopolio, falta más y mejor integración regional (a nivel político ha sido estupendo, pero faltan todavía a nivel económico y legal todo un trecho bien largo). Los veo quejarse de tonteras, indignarse por lo que no se han tomado el trabajo de analizar, gritar cada vez que creen que una política pública se hizo exclusivamente para perjudicarlos. Pero lo que más me aterra, es que he oído a muy pocos de los propios hacer planteos similares. Debo reconocer que muchos estaban demasiado ocupados apagando incendios y corriendo de un lado a otro. Pero para la próxima, será necesario darnos tiempos para plenarios, para escucharnos y ver también qué nos falta. Para alcanzar en base a esos acuerdos, la unidad de las bases. Para que manden las propuestas, para actualizar la doctrina, para no tener que volver a ver a compañeros votando contra sus propios intereses, cegados por globos y cotillón de 15.

Nadie que se ha emocionado hasta las lágrimas, escuchando y viendo a Perón y Evita puede ser indiferente y distante. Somos así. Dejemos de lado a los especuladores, a los mercaderes de ideas, olvidemos a los desleales consuetudinarios. Estos no sirvieron nunca, sólo aparecen para beneficiarse económicamente. Cuando hablamos de peronismo, hablamos de compromiso, de generosidad, de ser solidario, de lealtad a la causa y el proyecto que nos dio origen e identidad nacional. Hablamos de que salimos del pueblo que el peronismo parió con dolor y con alegrías supremas. Nos referimos al placer y la emoción, de encontrar un compañero en cualquier rincón de la vida. Nada es más noble que militancia peronista. Nada es comparable a la alegría de los pueblos peronista. Por eso apelamos al amor y a la igualdad. En caliente, ganadores y perdedores de minúsculas batallas, debemos unirnos para los verdaderos desafíos que nos dieron identidad fundacional. Somos orgullosos cabecitas negras, el hecho maldito de las minorías oligárquicas. Queremos una sociedad justa, libre y soberana. Unidos lograremos la felicidad de nuestro pueblo y la realización de nuestros mejores sueños. Somos peronistas, todo lo demás, poco importa.

 El cambio está en nuestras acciones, no en dichos y proyectos individuales y egoístas.
 'Si la historia es una serie de instantes decisivos, no cabe duda de que el futuro depende de los hechos que estamos presenciando'. - Juan Domingo Perón –
“No hay tiempos mejores ni peores seamos nosotros mejores y los tiempos lo serán” – San Agustín –

PERONISTA